Excombatientes, presuntos coautores de asesinatos en Putumayo

disidencias farc putumayo 1La disidencia de la extinta guerrilla de las Farc, en sur del país, hoy recogida en el autodenominado frente Carolina Ramírez, acusó a sus antiguos compañeros de los extintos frentes 32, 48 y 49 como los responsables de los asesinatos de líderes sociales en Putumayo.

La acusación fue conocida recientemente en un vídeo en el que aparece el que sería un comandante insurgente, leyendo un comunicado ante una tropa de por lo menos 20 guerrilleros bien uniformados y con armas largas en un lugar inhóspito de una selva. Allí, el hombre lee con voz aplomada y haciendo énfasis en lo que ellos llaman “causa revolucionaria” los motivos de su desición de volver a las armas. Pero allí mismo, denuncia a quienes, a su criterio, los responsables de las amenazas y asesinatos de líderes sociales en ese departamento del sur de Colombia.

Se trata de una disidencia de las extintas Farc-Ep, al parecer ubicada en Putumayo, que se autodenomina en el vídeo como frente Carolina Ramírez. En el contenido leído, el comandate de ese grupo explica que el grupo conocidos como Los Sinaloas, en connivencia con los antiguos comandantes de los extintos frentes 48, 49 y 32, así como con sectores pertenecientes al Estado, sería los que vendrían asesinando a por lo menos 30 personas, 18 de las cuales líderes sociales de ese departamento del sur de Colombia.

Fuertes acusaciones

En el comunicado (el cual no se ha comprobado su autenticidad por parte de la fuerza pública), aseguran que algunos que integran la que ellos califican como estructura paramilitar, hicieron parte de algunas unidades insurgentes antes del Acuerdo de Paz. Dicen que les estarían pagando dineros para proteger los laboratorios clandestinos de coca en esa región del país.

«Esta estructura narcoparamilitar, en un pasado, fueron integrantes de las antiguas estructuras de las Farc-Ep como es el caso del extinto Frente 48, donde gran parte de los integrantes de este, pasaron a trabajar al servicio del narcotráfico, sabemos que están reclutando jóvenes y les ofrecen hasta dos millones quinientos mil pesos ($2’500.000) mensuales para que cuiden laboratorios de procesamiento de pasta base», resalta la comunicación.

En otro de sus apartes, el comunicado de esta unidad insurgente asegura que la que ellos denominan en su escrito como estructura 48 es aliada de la “mafia Sinaloa” y asegura además que “es aliado del Ejército”. «Queremos dejar en claro que, la estructura 48 o mafia Sinaloa es un aparato narcoparamilitar (aliado del Ejército Nacional de Colombia para combatir la insurgencia y matar campesinos que simpaticen con nuestra lucha revolucionaria […]», aseguran en el comunicado.

En otro de sus apartes, el llamado frente Carolina Ramírez explica por qué “continúan con la lucha revolucionaria” y recalcan que «no somos disidencias, somos Farc-Ep»: «Nada ha cambiado en esencia después de la firma del Acuerdo General de Paz, la lucha armada sigue teniendo vigencia, no solo porque el estado no ha devuelto las tierras que le robaron a los campesinos a punta de plomo, sino porque sigue utilizando las armas para asesinar a todo aquel que se oponga a sus intereses económicos y políticos», redacta el texto.

banner