medallaweb

banner

El periodista que develó el horror de los hornos crematorios de las AUC visitó Neiva

javier osuna neivaJavier Osuna, autor del reportaje ‘Me hablarás del fuego’ que cuenta el horror de los hornos crematorios del frente Fronteras de las AUC en Norte de Santander, compartió en Neiva su experiencia con periodistas de la región. 180 Grados habló con él del papel del periodismo para mantener la memoria.   

La Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas y Canal Capital lideran una serie de talleres sensibilizadores y de formación en varias zonas del país llamados ‘Decir la guerra para vivir la Paz’. El espacio busca trabajar la importancia de narrar la memoria a partir de las duras vivencias de las víctimas del conflicto armado. El encargado de hacer esta noble invitación es Javier Osuna Sarmiento, periodista que hizo el reportaje ‘Me hablarás de fuego’, que devela la historia de tres víctimas que murieron en los hornos crematorios de los paramilitares del Frente Frontera de las AUC. [Ver la nota audiovisual, a continuación:]

Osuna explicó que este taller busca dar elementos para hacer periodismo sin afán, reposado y siempre buscando la manera de sintonizarse con el dolor de otro. “Es una investigación que está intermediada por muchas dificultades. Son cinco años de trabajo, y parte de estar aquí es compartirles la experiencia de un trabajo reposado, que yo creo que es necesario para hacer un aporte a la memoria. En ocasiones, los periodistas cuando hablamos de conflicto reducimos nuestro trabajo a la inmediatez. Y este es un trabajo que viene decantado de años de estar investigando, de documentación, de apostar a intuiciones también”, explicó Osuna a 180 Grados.

Tambien le puede interesar: Lor hornos crematorios paramilitares, lo que se revelará con la implementación del Acuerdo.

Relatar para conmover

Osuna les recuerda a los trabajadores de la palabra que relatar la memoria requiere ir más allá de las cifras; es decir, sumergirse en las alegrías y las tristezas de las personas para sintonizarse con el dolor de la ausencia. Para ello, reflexionar en frase de Albert Camus en su novela ‘La Peste’ que dice “Los únicos muertos que duelen son los que se pueden ver” es sumamente necesario para los periodistas que se dedican a contar la memoria.

javier osuna en neiva 2

“Yo contaba esto no con la intensión de mostrar el horror sino para transmitirles la preocupación de construir relatos con los cuales la gente se pueda sentir identificada. Yo creo que el aporte de maestros como Tomas Eloy Martínez al periodismo radica en permitirnos entender que la base de este oficio de transmisión de información al final tiene que ver con la identificación”, recalcó Javier.      

Y subrayó que: “Si las historias que nosotros escribimos no conectan con la gente, no importa cuál sea el formato, el periodismo está cometiendo una equivocación. El periodismo no es solo la acumulación de datos. Se necesita de un cuerpo para que esas historias trasciendan, conmuevan, las personas se sientan identificadas y puedan sentir indignación por las cosas que ocurren. Ese es el objetivo”.

El horroroso relato

El frente Fronteras de las Autodefensas Unidas de Colombia – AUC mató a más de 560 personas con métodos que aún a muchos no le caben en la cabeza: Construyeron una especie de hornos en donde metían a seres humanos vivos y los cremaban sin más, todo con la idea de desaparecer la evidente degradación a la que habían llegado estos ejércitos privados. El episodio recuerda las cámaras de gas y los hornos que crematorios que idearon los nazis en los campos de exterminio de Treblinka, Sobibór, Auschwitz y otros tantos creados en Europa durante la Segunda Guerra Mundial.

Hornos Crematorios Norte de Santander 3

Esta historia logró salir a la luz gracias al reportaje de Javier Osuna Sarmiento, quien durante cinco años exploró las historias de las familias de Luis*, Víctor* y Moisés*, tres de las cientos de personas que fueron apagadas en las llamas de los hornos de exterminio paramilitar. Entre 2001 – 2003, los paramilitares comandados por Jorge Iván Laverde Zapata, alias El Iguano, idearon esta forma para deshacerse de los cuerpos de las personas que ellos consideraban cómplices de las FARC. Así nació ‘Me hablarás del fuego’.

Lo buscaron para ‘cremarlo’

En su trabajo, Osuna llegó al lugar donde fueron calcinadas las víctimas. Al llegar, pareciera que el tiempo se hubiese detenido. Pese al drástico paso del tiempo, entre las piedras, en medio de la maleza que parece querer tragarse el lugar, aún están los rastros de los incinerados: Zapatos, pedazos de ropa y, al interior de la ladrillera en donde hipotéticamente colocaban a las víctimas, manchones en lo que pudiesen ser rastros de cenizas humanas.

Después de aquella visita, por poco muere calcinado en un atentado en su apartamento. El 22 de agosto de 2014, desconocidos llegaron a su apartamento, en el barrio Galerías, en Bogotá, y le prendieron fuego, con el objeto de desaparecerlo a él y su trabajo. “Cuando yo termino de documentar el tercer caso que está documentado en el libro, desconocidos me siguen desde Cúcuta hasta mi casa en Bogotá. Llegando allá, esa gente logra incinerar mi apartamento. Quemaron mis computadores en donde guardaba la investigación”, contó Javier.

Desde entonces, Osuna hace parte del ´Programa colombiano de protección a periodistas’ de la Unidad Nacional de Protección. Frente a su caso, dice que la Fiscalía “no ha mostrado un compromiso” para determinar quien intentó asesinarlo aquel día. “Lo que los periodistas necesitamos no son esquemas de seguridad sino medidas judiciales que nos protejan, que se resuelvan los casos, que nos digan de quien son las placas de los carros que nos persiguen, de los números de donde nos llaman. Cuando sepamos eso y tomen medidas en el asunto, los esquemas dejarán de ser necesarios”, dijo.

Preservar para no olvidar

En medio de hornos crematorios, relatos de muerte y palabras de vida, el periodista hizo un llamado a que las autoridades de este Departamento preserven este lugar, como lo hecho por el gobierno de Polonia y la UNESCO en 1979 con el campo de exterminio en Auschwitz. “Esta ladrillera se está viniendo abajo, pero lo más doloroso es que no se está haciendo nada para mantener la memoria de este espacio, como volverlo un museo para nunca se vuelva a repetir. Pero el tiempo pasa y la historia se está desmoronando”, sentenció.

Para Osuna, no debemos llamar desaparecidos a quienes partieron de forma abrupta. Prefiere llamarlas ausentes, porque “es imposible desaparecer a un ser humano”, señala. Su conexión con su historia, su contexto, su familia, su relación con su territorio hace que su imagen permanezca en el tiempo. “Yo soy un convencido que en la medida en que nombremos la pérdida vamos a poder sentir solidaridad con las familias. La misión importante de este libro entonces es que a los seres humanos no se les puede desaparecer como un objeto, porque mantenemos una relación mucho más profunda con la vida, con los seres que amamos, con sus luchas, con sus logros”, puntualizó.

Resultado de su investigación Osuna no solo investigó y publicó este reportaje. Tanto ha sido su compromiso con este y otros relatos de hombres y mujeres ausentes por el conflicto, que en 2015 compuso una canción que los recuerda. Con la ayuda de los familiares de Luis*, Víctor* y Moisés*, y sin ser músico, Javier escribió la letra y la melodía de una canción que ha servido para musicalizar un documental de la Unidad de Búsqueda de Desaparecidos y una película, dirigida por su hermano Carlos Osuna, llamada ‘Sin mover los labios’.  

"Este libro está dedicado a la lucha valiente de los familiares de los desaparecidos en Norte de Santander. Para ellos, la letra y melodía de esta canción que compuse en honor a la vida que no borró, ni borrará el fuego:

Hoy recuerdo, esa voz, de quien se ha muerto y sigue muerto

Y duele, saber que es cierto, no volverá ni en el recuerdo

Me queda esto, que es como un sueño, quererte oír, seguir tu eco.

Prefiero esto, que es el silencio; dejarme ir, ceder al peso

Dolor de dejarte ir, de correr y huir

Vivir, sin ti"

banner