Los héroes del rescate animal en la tragedia de Mocoa

rescate animal tragedia Mocoa 2Cerca de 15 vallecaucanos decidieron empacar maletas y viajar a Mocoa (Putumayo) para ofrecer amparo a los cienos de animales que terminaron huérfanos luego de la avalancha.

Redacción 180 Grados

Mocoa - Putumayo

No solo los hombres, las mujeres y los niños de Mocoa sufrieron la tragedia del pasado 1 de abril. La avalancha acaeció también en aquellos amigos fieles de cuatro patas, muchos de los cuales terminaron destrozados bajo las inmensas rocas que llevaba consigo el poder de las aguas; otros murieron ahogados en las temibles corrientes de las quebradas La Taruca, El Mulato, y los ríos Sangoyaco y El Mocoa. Unos pocos sobrevivieron pero están solos sin sus amos.

Luis Carlos Toro y Jefferson Sastoque hacen parte de un grupo de 15 personas amantes de los animales de los municipios de Cerrito, Buga, Ginebra y la ciudad capital de Cali, en el departamento de Valle del Cauca. Ellos decidieron tomar sus maletas y viajar a Mocoa (Putumayo) a buscar a aquellos que nadie busca. Son una empresa de nutrición animal llamada Dogo de la capital vallecaucana. En medio del lodo que aún invade la zona del desastre, los dos hablaron en exclusiva con 180 GRADOS de su loable trabajo en la zona del desastre.

rescate animal tragedia Mocoa 1

“En éstos momentos, adelantamos una brigada para atender los primeros auxilios de los animales que fueron víctimas de la catástrofe. Hay muchas personas que creen que los perros tienen que quedarse cuidando las casas, pero esto es una zona donde todavía hay mucho peligro. Por esta razón, estamos en este momento evacuando la zona de los seres vivos que nos encontremos”, dijo Luis Carlos, mientras acariciaba a un cachorro que llevaba en sus brazos y que, junto a un perro pastor alemán y un gato, había rescatado con su amigo aquella tarde.

Vuelven a un estado salvaje

rescate animal tragedia Mocoa 3Lo que generalmente se observa en el comportamiento de los animales cuando ocurren catástrofes como la sucedida en Mocoa es que estos vuelven a su estado salvaje, especialmente en el caso de los perros, aseguró Luis Carlos. “Recordemos que el sentido más importante del perro es la nariz. Por esa parte, es muchísimo más fácil que ellos se logren ubicar espacialmente. Pero esto muestra una vez más que el perro cuando suceden este tipo de situaciones vuelve a un estado salvaje, entra en un estado de shock y es muy difícil entrar a hacer un contacto con el perro”, explicó.

Para capturar a los animales que están en la zona del desastre, los expertos tratan de acercarse a ellos a través de la comida, pues llevan días sin pasar alimento. Una vez los atrapan, son diagnosticados, vacunados, les dan comida y los conducen a un refugio en las instalaciones del comando del Departamento de Policía Putumayo. “La Policía nos ha brindado un espacio en el parqueadero, detrás de la villa olímpica, y ahí estamos dejando absolutamente todos los animales”, relató el rescatista.

Desde que llegaron a Mocoa el pasado lunes, cerca de 50 animales han logrado rescatar este equipo de benefactores. “Entre perros, gatos, pájaros, también babillas que vienen de otras zonas por efecto de las aguas de la avalancha. Mañana vamos a tender el caso de unos equinos que nos reportaron que tenían algunos problemas y estaban salvajes también”, puntualizó el animalista.

banner