Inician discusiones para implementación del punto dos del Acuerdo de Paz en Neiva

deliberación proyecto de ley participacion social neiva 1Se llevó a cabo la deliberación pública para definir los lineamientos para la construcción conjunta de un proyecto de ley estatutaria de garantías para la promoción de la participación ciudadana. Este espacio se da para implementar el punto dos del Acuerdo de Paz.

Redacción 180 Grados

Neiva – Huila

El punto sobre participación política y apertura democrática, el segundo item del Acuerdo de la Terminación del Conflicto Armado, ya está siendo discutido en Neiva. En ocho mesas de discusión, organizaciones sociales y múltiples sectores de variadas tendencias políticas de los departamentos de Huila, Tolima, Caquetá y Putumayo se dieron cita en el Auditorio Olga Tony Vidales de la Universidad Surcolombiana para definir líneas generales para la construcción de un proyecto de ley estatutaria que permita la participación amplia de los movimientos sociales en Colombia.       

Serán 60 días para adelantar seis foros regionales y un foro nacional, y así recoger los lineamientos para implementar el punto dos del Acuerdo de Paz. Son ocho mesas que apuntan a resolver la gran proeza de convertir a Colombia progresivamente en un país más incluyente, más democrático. Luego de recoger estas disertaciones, se compendiará en un documento que será el proyecto de ley, el cual será debatido por la Cámara de Representantes y el Senado por medio del método fast track.

Estas fueron: ‘fortalecimiento de organizaciones y movimientos sociales’, ‘garantías para ejercer derechos a la información, la réplica y la rectificación para movimientos y organizaciones sociales’, ‘garantías para la participación ciudadana a través de medios de comunicación comunitarios, institucionales y regionales’, ‘garantías de participación ciudadana para la promoción de la reconciliación, la convivencia y la tolerancia’, ‘garantías de participación ciudadana para la planeación participativa y en temas relevantes’, ‘garantías para el ejercicio de veeduría y control social a las autoridades públicas locales, departamentales, distritales y nacionales’, ‘garantías para la movilización y protesta social (armonización normativa para garantizar los derechos a la libertad de asociación, protesta y movilización social), mecanismos de seguimiento e interlocución con el Estado (prevención, mecanismos de atención temprana de necesidades y demandas sociales y cumplimiento de acuerdos)’.

Lecturas académicas

La agencia de prensa 180 GRADOS participó con dos de sus integrantes a dicho escenario, no solo para su cubrimiento sino para dejar lecturas de lo que serían lineamientos de política pública para la ansiada ley de medios, que por más de 30 años los medios alternativos y comunitarios en Colombia han luchado. Teniendo en cuenta que éstos son un escenario importante de incidencia política y social en los territorios, esta fue una de las mesas donde hubo también mucha propuesta.    

“De ser invitados es para participar, y si participamos y no nos escuchan, entonces para que nos invitan. Por eso la necesidad de participar”, resumiría Daniela Quinchía, funcionaria del Alto Comisionado para la Paz, lo que ha sido la pseudo-participación que ha permeado la historia de nuestro país, luego de la Constitución Política en 1991.

Los medios y la diversidad

Los medios son necesarios para garantizar la democracia, y con esta se construye paso a paso la paz. Esto lo tienen bien claro los campesinos del sur colombiano, como lo explica Elvia Solarte, integrante de la Asociación de Usuarios Campesinos en Puerto Asís, Putumayo, así lo explicó: “Cómo participar en un medio de comunicación con garantías, que los campesinos nos expresemos con nuestras palabras, y no nos salgan con el cuento de que los medios son la voz de los que no tienen voz. Que los campesinos seamos protagonistas de los medios”, resaltó la líder social.

Pero para que los medios comunitarios abran sus páginas, sus micrófonos y enciendan sus cámaras a otros actores y así garantizar la participación en sus territorios es necesario tener en cuenta el difícil panorama que rodean estas experiencias. José Elías González, presidente de la Asociación de Radio Comunitaria del Huila, Asomeco, explicó a la plenaria de la mesa de discusión 3 sobre garantías para la participación ciudadana a través de medios de comunicación comunitarios, institucionales y regionales.

deliberación proyecto de ley participacion social neiva 2

“Hay algunas normas que regulan la radio comunitaria en el país y de otros medios. Las emisoras podemos pasar 15 minutos de publicidad por cada hora, por ejemplo. Lo que pasa es que el Estado restringe demasiado la pauta en las radios comunitarias, y lo que debió haber quedado del Conpes 3506 se lo entregó a una multinacional que se llamada Marketmedios, que hoy está cuestionada porque su gerente, Roberto Prieto, formó parte de la corruptela para elegir a Santos como presidente”, dijo.   

Pero no solo el hecho de los pocos recursos que entran por concepto de pauta publicitaria a las emisoras. “Hay muchos asuntos que golpean la radio comunitaria. Uno es el pago del canon anual al Ministerio de las TIC’s por el derecho al espectro, sino nos llegan las multas exageradas que nos están sacando. Si nosotros hacemos una revisión del porque han sido cerradas a la fecha más de 200 emisoras comunitarias en el país encontramos que el problema ha sido plata”, explicó el radialista.

Con esto, según las lecturas del radialista comunitario, el Estado busca es cerrar la participación comunitaria en medios alternativos. “No es justo que nosotros estemos pagando a unas entidades cuestionadas de corrupción, investigadas a nivel nacional, y nosotros tengamos que seguirles pagando. Ahora, para hacer renovación, porque buena parte de emisoras tienen que renovar su licencia en éste año, tenemos que arrodillárnosle a Acinpro para poder obtener de ellos el paz y salvo y poderlo entregar al Ministerio”, puntualizó González.         

“Igualmente se requiere diseñar un instrumento para garantizar que efectivamente las comunidades participen de la parrilla de programación de las radios y televisoras comunitarias. Muchas veces, algunas organizaciones que se esconden tras la fachada de comunitarias se presentan a las licitaciones públicas de adjudicación de radios comunitarias. El Ministerio realmente nunca revisa si esa entidad es realmente una organización con experiencia en trabajo comunitario, y las asignan a esta gente. Por eso hay muchas emisoras falsamente comunitarias que no permiten la participación de la gente”, dijo Fredy Nagles, integrante de 180 GRADOS.   

Bajo este prisma, es urgente que se proponga una ley de medios que permita la apertura democrática, y esto pasa por garantizarle a las emisoras comunitarias un respiro de tipo tributario, incentivar la producción de medios de comunicación y así fortalecer la democracia. Pero para ello también es necesario brindar las herramientas teórico-prácticas para el acceso creativo y responsable a los medios de comunicación, de acuerdo a criterios de participación y democracia.

banner