CPDH denunció cuatro nuevos hostigamientos en Caquetá

Cuatro nuevas hostigaciones e intentos de asesinato fueron denunciados en Caquetá 2Intentos de asesinato, extorsiones, presencia de grupos armados, vestidos de negro fue lo denunciado hoy por el CPDH Caquetá. Curiosamente efectivos del Batallón Cazadores incautan dos viejas pistolas sin reportar capturas en la misma zona donde fue asesinado Erley Monroy.

Redacción 180 Grados

Florencia (Caquetá)

Los enemigos de la paz insisten con sus balas de odio. Luego de las nefastas noticias del pasado viernes 18 de noviembre en San Vicente del Caguán, Caquetá; y Leiva, Nariño donde los paramilitares asesinaron a tres campesinos desarmados, se prenden de nuevo las alarmas en estas mismas zonas de la geografía surcolombiana. Voceros del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, CPDH, Seccional Caquetá, denunciaron que en los últimos 22 días se han incrementado las persecuciones e intentos de asesinato de algunos líderes rurales, además de presencia de grupos armados sin identificar.

Extorsionistas armados

Octavio Collazos Calderón, integrante del CPDH Caquetá, hizo público, por lo menos, cuatro casos de vulneración de los Derechos Humanos, particularmente en los municipios de Puerto Rico, El Paujil y Puerto Milán. “Además de San Vicente del Caguán, en días recientes ha habido amenazas extorsivas contra familias ubicadas en el corregimiento de Santana Ramos, municipio de Puerto Rico, lo que podría ocasionar un desplazamiento”, dijo el líder.

Cuatro nuevos hostigamientos en Caqueta 1

Presencia paramilitar en el Orteguaza

En el kilómetro cinco, en el punto conocido como la ‘Ye’, en la vía que conecta el municipio de Puerto Milán con la inspección de San Antonio de Getuchá, un grupo que se autodenominó ‘Paramilitares del Orteguaza’ incursionó con el objeto de extorsionar a esa comunidad rural. “Ya han extorsionado a varios campesinos y ganaderos de la región. Se presentan con armas cortas y largas”, resaltó Collazos Calderón.

Así mismo, la comunidad ha denunciado el robo de ganado en varios sectores de la región. Acciones delictivas, que de acuerdo con el informe de Derechos Humanos, pretendería culpar a las FARC, toda vez que en estos mismos sitios históricamente ellos han tenido presencia.

Se salvaron de ser asesinados

Igualmente, fue reportado un grupo de personas encapuchadas y con armas de fuego que incursionaron de manera violenta a la inspección de Bolivia, municipio de El Paujil, hecho ocurrido hace exactamente 22 días. “Esta gente llegó a preguntar por Hernando Cano  y Edwin Chicué. Afortunadamente, esas personas no se encontraban en sus casas y por eso se salvaron de ser asesinadas”, resaltó el dirigente social.

Según se logró establecer, Hernando y Edwin lograron escabullirse al percatarse que esas personas no venían para nada bueno. “Los ciudadanos pertenecen a la Junta de Acción Comunal de Bolivia y son líderes comunales reconocidos del sector. Hay una preocupación grave porque estos hechos vienen sucediendo en puntos muy cercanos a las Zonas Veredales, Transitorias de Normalización”, precisó Collazos.

Exigen acciones por parte del Estado

En consecuencia a esta grave situación, la comunidad agredida exige el cumplimiento de las garantías constitucionales para la protección de  las organizaciones de derechos humanos  y sus integrantes. “Exigimos acciones reales y prontas por parte de las autoridades civiles y militares, teniendo en cuenta que las FARC-EP está cumpliendo el Acuerdo del  Cese al Fuego Bilateral y Definitivo y no se le puede responsabilizar de  hechos delictivos en la región”, puntualizó la organización en un comunicado que dieron a conocer hace unas horas.

Finalmente, el CPDH Caquetá reiteró su rechazo al asesinato de Rodrigo Cabrera, en Policarpa (Nariño); Erley Monroy Fierro y Didier Lozada Barreto, en San Vicente; y los atentados contra Hugo Cuellar, presidente de la Junta Comunal de la vereda La Victoria, de La Macarena (Meta), y Danilo Bolaños Díaz y su esposa Karen Nadia, en Leiva (Nariño).

Las “maniobras” del Ejército

Armas supuestamente incautadas por el Batallón Cazadores en San Vicente del Caguán

De la tensión política en el municipio caqueteño ha participado también el Batallón Cazadores. Según el coronel César Darío Montoya Delgado, comandante de esa unidad militar, soldados que patrullaban la vereda La Siberia (la misma en la que fue asesinado Erley Monroy) decomisaron dos armas cortas, tipo pistola, en un puesto de control. “Estas armas iban embaladas en una maleta, fueron detectadas por este puesto de control cuando una moto se acercaba al mismo y fueron abandonadas por dos individuos”, relató el militar.

Curiosamente Montoya Delgado dijo que, aunque lograron incautar esas dos pistolas (muy corroídas por cierto), no hubo capturas de las dos personas que supuestamente portaban las mismas. “En estos momentos, nos encontramos en una maniobra para poder dar con estas personas que portaban estas armas cortas”, puntualizó el coronel.

banner