“No hay protección para nosotros. Tenemos miedo”: Líderes sociales en el Huila

asesinatos lideres sociales 2019Leonardo Rodríguez, Faiber Manquillo, Gilberto Valencia, Wilmer Miranda, Wilson Pérez, Antonio Gutiérrez, Maritza Quiroz, José Solano y Adier Perafán eran líderes en sus comunidades, pero las balas apagaron sus vidas. Por ello, organizaciones sociales en el Huila ven con preocupación la situación.

En lo que va del año 2019, han sido asesinadas ocho personas, las cuales tienen en común su actividad pública en sus comunidades. Sin embardo, el Gobierno Duque, aunque se ha pronunciado contra estos hechos de sangre, no ha tomado las medidas pertinentes contra la sistematicidad de los asesinatos de líderes sociales. Ya la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, afirmó que los asesinatos no obedecen "a una causa fundamental o a un exterminio en particular. Ya el entonces ministro de defensa, Luis Carlos Villegas, había dicho durante el periodo de Santos como presidente.

Los asesinados han sido Jesús Adier Perafán, veedor ciudadano del municipio de Caicedonia (Valle del Cauca); Gilberto Valencia, gestor cultural del municipio Suárez (Cauca); Wilmer Antonio Miranda, de la Asociación de Trabajadores Campesinos de Cajibio (Cauca); José Rafael Solano González, presidente de la junta comunal de la vereda Puerto Jobo, en Zaragoza (Antioquia); Wilson Pérez Ascanio, del Movimiento por la Constituyente Popular; Maritza Quiroz, de la Mesa de Participación de Víctimas del distrito de Santa Marta; y Miguel Antonio Gutiérrez, quien era presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio La Victoria, municipio de Cartagena del Chairá (Caquetá). Igualmente, intentaron asesinar a Dima Jalessi Parada, de la emisora comunitaria Palma Estéreo, en el municipio de Hacarí (Norte de Santander).

En Huila, el asesinato, intentos de asesinato, hostigamientos y amenazas a líderes sociales y comunitarios en Colombia ha generado también preocupación. En las cifras que lleva la Defensoría del Pueblo, entre enero de 2016 a diciembre de 2018 han asesinado a cuatro personas a razón de su liderazgo comunitario y social en el departamento del Huila. En otras regiones del país, como Cauca, la cifra ya llega a los 106 líderes asesinados; seguido de Antioquia, con 61. En el departamento de Caquetá, los líderes asesinados llegaron a 16, pero aún el gobierno no toma las medidas necesarias al respecto.

“Exigimos la presencia de la CPI en Colombia”

libardo chilatra velandia neivaPara Libardo Chilatra Velandia, abogado y miembro de la Corporación Semilla y Memoria, el asesinato, calificado ya por la comunidad internacional como “sistemático”, es copiado del mismo ADN del ocurrido bajo la operación que se conoció como El Baile Rojo. Es por ello que exigieron la “presencia inmediata” en Colombia de la Corte Penal Internacional. “Muchos creímos que el Genocidio contra la Unión Patriótica y líderes sociales en Colombia era cosa del pasado. Horror, miedo y pánico es lo que vivimos hoy quienes nos atrevemos a disentir de este régimen genocida que gobierna hoy Colombia”, subrayó.            

“Nos da temor de que pase algo más adelante”

cesar javier perdomo rodriguez campoalegreEn sectores como el cultural, algunos gestores sociales y líderes juveniles consideran que es una forma más de “borrar los propósitos de una comunidad completa”. Así lo cree César Javier Perdomo Rodríguez, director de la Asociación Cultural Zansue, del municipio de Campoalegre (Huila), quien dice sentir temor por lo que pueda seguir pasando en el país, en Huila y en su municipio. “Consideramos nosotros como jóvenes que nos da temor de que pase algo más adelante por seguir un propósito, luchar por una comunidad, porque la manera más fácil para las personas que no quieren que la comunidad surja, se proyecte, es mandar a silenciar o amenazar”, exhortó el líder juvenil.

“Nos enfrentamos cada día más a esa realidad”

dubia isabel tovar hernandez neivaPara la Asociación de Juntas Comunales de la Comuna 10 de Neiva, existe una tensa calma entre los comunales de los asesinatos ocurridos en el país. La organización considera que el Gobierno debe tomar medidas reales para evitar que siga la matanza. “Cada día nos estamos enfrentando a esa realidad ya muy de cerca en cada uno de nuestros territorios. Con gran desilusión y desesperanza mira uno de que las administraciones y quienes son encargados de salvaguardar los bienes comunes se olvidaron de sus deberes para con las comunidades. […] Yo creo que es hora de repensar una determinación bien clara para se acabe la muerte. Hoy son seis o siete líderes y mañana serán muchos más si no se frena esto”, dijo Dubia Isabel Tovar Hernández, vicepresidenta de la Asojuntas de la Comuna 10. 

Los radialistas comunitarios también en riesgo

En algunas zonas del país también han sido objeto de atentados y asesinatos algunos comunicadores populares y miembros de las radios comunitarias del país. Tal es el caso de Dima Jalessi Parada, integrante de la emisora comunitaria Palma Estéreo, de Hacarí (Norte de Santander). Para Luis Ernesto Minú Ramírez, director de la emisora comunitaria Santuario Estéreo del municipio de Nátaga (Huila) y miembro de la Asociación de Medios Comunitarios del Huila – Asomeco, es preocupante que se esté silenciando a aquellos que acercan los micrófonos alternativos a las comunidades vulnerables.

luis ernesto minu ramirez nataga“Es aterrador lo que está sucediendo en todo el país. Las cifras son muy dicientes, no mienten. Sistemático o no, la ola de asesinatos es aterrador el panorama para periodistas, docentes, líderes sociales. Si miramos precisamente estas cifras, nos damos cuenta que en 2018 prácticamente cada dos días asesinaron a una persona ligada a uno de estos liderazgos, ya fueran docentes, líderes comunitarios, defensores de Derechos Humanos, todos ligados a este tipo de trabajos, pues fueron uno a uno desapareciendo”, enfatizó Minú Ramírez.

“A uno le provoca más bien quedarse quieto”

Marinella Prada Cortes, víctima del conflicto armado y residente en el municipio de Algeciras (Huila), considera que los líderes y lideresas que aún siguen enarbolando las banderas de sus comunidades y sus causas, pese a la ola sangre que se cierne en sus territorios “son valientes”. “Cuando uno pertenece a una organización uno no sabe si seguir o quedarse callado. Queda uno en el limbo, cuando se presentan esas situaciones. Se queda uno con todas las ganas de emprender procesos y más en contra de tanta injusticia, pero uno con el miedo. A uno le provoca más bien quedarse quieto, por la familia”, concluyó.

marinella prada algeciras

Frente a ello, el coronel Juan Carlos Restrepo Moscoso, comandante del Departamento de Policía Huila, aseguró que no hay mayor riesgo de posibles casos de asesinatos o amenazas contra líderes sociales en el Huila. El alto oficial aseguró además que se están tomando las medidas pertinentes para evitar situaciones que permitan la vulneración a los derechos sociales a estas personas por su actividad pública. “De todos modos, este es un departamento que no tiene un alto riesgo en temas de asesinatos de líderes sociales”, explicó el alto oficial.

Contrario a lo dicho por la Policía, los líderes sociales sí consideran que sí hay un ambiente de vulneración en la región, que impiden que los líderes sociales desarrollen su trabajo, en un ambiente de libertad y sin presiones. Casos como lo sucedido a las afueras del polideportivo del barrio Simón Bolívar de Algeciras ayer hacia las 9 de la noche son muestras de ello. En esta población, entre noviembre de 2018 y enero de 2019 ha habido ya cinco personas que han sido víctimas de ataques a bala, pero la Policía aún no da con los responsables de ello. 

banner