banner

Resonancias de Radio Sur en Pitalito

radio sur pitalito 1La historia de la radio en Pitalito está ligada a la fundación de Radio Sur en 1963 por parte del médico y dirigente político Manuel Castro Tovar. La creación de la primera estación de amplitud modulada en el sur de Huila, fue un evento destacado en las dinámicas culturales del municipio que influyó en la esfera política durante sus 46 años de transmisión.  

Hugo Mauricio Fernández

Especial 180Grados – Pitalito

El Concierto en Re Menor de Bach fue el primer tema musical que se escuchó por los aparatos receptores de Pitalito en la frecuencia 1280 AM de la emisora Radio Sur. Muchos laboyanos guardarían en su memoria aquella melodía de violines del 27 de agosto de 1963. Por primera vez una estación de radio con sede en el municipio abría su señal. Hasta entonces, las actividades culturales de los habitantes del Valle de Laboyos se ocupaban de la ferias equinas, las fiestas patronales animadas por el licor y la banda musical Santa Cecilia, ver las películas mexicanas que proyectaba el Teatro Roxi y el Laboyos o escuchar las emisoras de ciudades como Neiva, Cali y Bogotá.

La oportunidad de tener el primer medio de comunicación en Pitalito fue posible gracias al médico y dirigente político Manuel Castro Tovar. El líder huilense, quien fungía en ese momento como Representante a la Cámara por el Partido Conservador, realizó todas las gestiones pertinentes ante el Ministerio de Comunicaciones para el funcionamiento de la estación. Pasados los tres meses de prueba convenidos con el Ministerio, la emisora Radio Sur comenzó a transmitir su parrilla de programación el 27 de noviembre de 1963 desde un segundo piso en las instalaciones del Teatro Laboyos, ubicado en la carrera 4 entre las calles 8 y novena del centro de Pitalito.

Le podrá interesar: Historia de Guerra 1 | "Ya trajimos el cuerpo de Laureano".

El escenario para el ejercicio de la radiodifusión era favorable. La primicia del medio de comunicación y las ganancias comerciales que podía generar en las empresas regionales interesadas en vender sus productos a los habitantes del sur, permitieron conseguir anuncios comerciales con firmas de Pitalito, Neiva y Bogotá. Así que a pesar de la cobertura limitada de la estación, Radio Sur empezó con pie derecho su camino competitivo bajo la gerencia de Héctor Polanía Sánchez, quien además de ser en ese momento alcalde de Pitalito-llegaría a ser Gobernador de Huila y varias veces senador de la República por el Partido Conservador- era hermano de Fanny Polanía la esposa del médico Castro Tovar, quien era la propietaria legal de la estación.

La recepción de la señal

La recepción de la señal de Radio Sur fue acogida con entusiasmo no sólo en el Valle de Laboyos. Radioescuchas entusiastas reportaban sintonía a través de cartas y telegramas desde la zona rural de Pitalito, Isnos y los municipios vecinos. Así mismo, celebraban escuchar en sus transistores las primeras voces que se registraron por los micrófonos de Radio Sur. Se trataba de los locutores Darío Silva Silva y Jorge Chaparro. [A continuación, el reportaje radial sobre las memorias de Radio Sur:]

Por su parte, el equipo de transmisión y control de sonido estaba integrado por David Salgado y Noel Vargas Muñoz, respectivamente. Ellos eran los encargados de “difundir la cultura, proporcionar entretenimiento e informar los acontecimientos de la región”, como rezaba la misión de la emisora. De modo que la afinidad e identificación de la gente con Radio Sur era tal que la misma audiencia fue la que sugirió a través de marconigramas darle esa denominación y los dueños de la emisora no dudaron en bautizarla así.

Narra Jorge Chaparro en su blog que semanas previas a la terminación de la transmisión de prueba, Darío y él organizaron la programación para el lanzamiento de la emisión comercial. Todo estaba juiciosa e inteligentemente programado: “música de acuerdo con su horario de transmisión y duración del espacio según el tipo de género radiado. Así mismo se controlaba la participación vocal del locutor-presentador. El locutor no era la "estrella" del programa, lo era la calidad del programa donde se emitía música clásica, rusa, francesa, italiana, española, mexicana, lucitana, brasileira, orientada por don Héctor.

Le podrá interesar: Historias de Guerra 2 | La toma de Radio Sur, en Pitalito.

Tangos, valses, milongas, bambucos, pasillos, twist, rock and roll, baladas, reservando para el fin de semana la música bailable”. Además, para completar la parrilla se emitían programas como La voz de Alemania, Un día con Motessi y Radio Internacional de Francia que eran de gran audiencia. Capítulo aparte merecen los espacios Tiempos Viejos y Mirador de la Semana. Otros de los programas inolvidables era Tiempos Viejos “que en horario nocturno se hacía casi exclusivamente con discos de 78 rpm enviados por los oyentes de la ciudad y del campo. Verdaderas joyas musicales a las que se les perdonaba el salto de surco y el jizz o el scratch aunque previamente se lavaban los viejos discos minuciosamente. En él s

Algunos laboyanos recuerdan programas como Amanecer en el Campo que iniciaba a las seis de la mañana. Luego de tomarse un aguardiente doble en la tienda de la esquina, para aclarar la garganta, Chaparro saludaba entusiasta a la audiencia que desde esa hora estaba sintonizada con la estación. El espacio además de emitir música campesina, servía para que a través de los marconigramas que los labriegos enviaban a la estación se presentaran reclamos o denuncias de pleitos sobe servidumbres, así como mensajes sobre el envío de mercados, remesas y transporte de semovientes. Sin embargo, Mirador de la Semana y el noticiero Momento Regional, escritos y dirigidos por Héctor Polanía y el médico Manuel Castro, eran sin lugar a dudas los programas con mayor sintonía de la parrilla de Radio Sur.e conocían los sellos RCA "La voz del amo" y Brunswick, "Grabación eléctrica jamás igualada" en donde los intérpretes eran precedidos por el respetable Señora, Señorita, Señor o Don”, como evoca Chaparro.

Mirador de la Semana, con inicialmente cuatro horas de duración fue el programa estandarte de la emisora, pues en 46 años de existencia de la estación y aunque tuvo varios directores y periodistas, nunca dejó de emitirse. Para los cuñados Polanía y Castro, el Mirador era la tribuna que los dos militantes del Partido Conservador precisaban para irradiar sus consignas ideológicas, por lo demás muy bien recibidas por gran parte de la población laboyana de tradición conservadora. Así las cosas, las noticias de Momento Regional destacaban las gestiones de gobernantes conservadores, los combates del ejército contra los guerrilleros de Tirofijo, las fiestas de las parroquias católicas, bazares, riñas callejeras, robo de ganado y las agendas de algunas juntas de acción comunal, casi siempre de filiación conservadora.

Así que en 1966 Polanía logra una curul en la Cámara de Representantes. Una circunstancia que le dio un aire distinto, no sólo al programa que fue reducido a dos horas, sino a la estación radial ya que trajo un nuevo capital humano. Sin embargo, el liderazgo porfiado de doña Fanny llevó a la empresa familiar a un mejor momento comercial, pues el manejo político que los dirigentes conservadores habían dado a la emisora hasta ese instante no era remunerado en términos de pauta publicitaria.

Con todo, los parlamentarios no desatendieron las emisiones de Radio Sur. Las llamadas telefónicas del médico Castro a la emisora para sugerir contenidos y estar al tanto de muchos detalles eran diarias, sobre todo cuando se trataba de temas políticos emitidos por el noticiero. Por su parte, Polanía continuaba con la sección La ventana indiscreta de la radio revista Mirador de la Semana, desde donde comentaba con humor eventos políticos y de carácter público.

radio sur pitalito 6

El terremoto de 1967 fue un suceso que dejó una huella siniestra al municipio de Pitalito. El 9 de febrero de ese año a las 10 y 30 de la mañana la fuerza de un sismo destruyó la torre de la iglesia San Antonio, afectó el templo la Valvanera, el colegio La Normal, dejó varias personas heridas y algunas que perdieron la vida. La tragedia fue registrada por la emisora Radio Sur. Desde los micrófonos de la estación se narró en simultánea el desastre.

Esa mañana el locutor de turno era Jorge Chaparro, quien se sorprendió al ver que el micrófono se mecía fuerte como un péndulo y cuando salió de la cabina asustado por el remezón se encontró con el gesto de pánico de doña Fanny que se sostenía bajo el dintel de la puerta de su oficina. Preocupado por su hijo recién nacido, Chaparro salió con agilidad del edificio de la emisora y pudo ver cómo la pared del Almacén Suyo se derrumbaba sobre el administrador del negocio, mientras él corría por su retoño entre el caos de la tragedia.

La función de Radio Sur en el contexto del terremoto no sólo fue dar los partes oficiales de las pérdidas materiales, los heridos y fallecidos por el desastre, sino también pedir el auxilio del Gobierno Nacional y denunciar la corrupción que se dio con el manejo de los recursos y las ayudas que estaban destinadas para Pitalito y los municipios afectados. La incidencia fue tal que días después del terremoto el presidente LLeras visitó el municipio. En la sección La ventana indiscreta, donde Héctor Polanía hacía gala de su buen humor, las denuncias sobre el tema señalaban que las ayudadas ofrecidas por la Nación sólo alcanzaban a llegar a Neiva y desaparecer en los bolsillos de los politiqueros, pues hasta la leche en polvo que había sido enviada para los damnificados llegó destapada y tocaba raspar las latas para sacar una cucharada, como ironizó Polanía a través del micrófono.

La muerte de Gerardo Murcia fue un duro golpe político y social para Pitalito y para el Huila. Quizá uno de los primeros hechos de violencia política que fue trasmitido en 1969 por la emisora Radio Sur. Ya que como afirma el historiador Gabriel Calderón Molina en su crónica sobre el asesinato del líder liberal. “Por muchos meses, y tal vez años, las gentes que lo valorábamos y veíamos en él la trascendencia de sus ideales políticos, sentimos y seguimos sintiendo su ausencia en la lucha por una patria mejor.

Gerardo Murcia no fue un laboyano cualquiera. A lo largo del siglo XX, y a pesar de la brevedad de su vida, es posible que ningún otro huilense estuviera tan comprometido con la lucha política por los menos favorecidos en el corto espacio de tiempo que le correspondió vivir". Gerardo Murcia Murcia, fue asesinado a sangre fría a manos de Víctor Córdoba Castro, alcalde del municipio para el periodo 1966-1968 y quien no pago su cuenta con la justicia debido a la pérdida de los archivos en el municipio de Garzón donde el caso fue cerrado a favor del alcalde pistolero.

Le podrá interesar: Historia de Guerra III | Concejo de Pitalito, en poder de las Farc.

Las primeras voces femeninas de Radio Sur fueron las laboyanas Yineth Ramírez y Ruth Carvajal, llamada cariñosamente por el gremio de comunicadores como “La voz de oro”. Antes de que salieran al aire, las mujeres necesitaron aprenderse de memoria un poema de Barba Jacob que recitaron ante don Héctor quien les indicó la necesidad de implementar una muy buena y clara pronunciación en sus trabajos de locutoras. Yineth duró poco en la emisora, pues Jorge Chaparro la conquistó entre emisión y emisión y la hizo su esposa.

Voces como la de Doris Hernández, Pablo Andrade, Rafael Chaux y Ricardo Triviño son algunas de las que en esa época acompañaron a los radioescuchas laboyanos en sus hogares y el campo. La lista de periodistas y locutores que hicieron escuela en la estación, en el decurso de su historia, es considerable no sólo en número, sino en trascendencia y reconocimiento nacional por la calidad de su trabajo periodístico. Nombres legendarios de la radio, la política, las letras y la comunicación como Carlos Enrique Salamanca Cerón, Medardo Castro León, Fernando Calderón España, Edgar Artunduaga, Nelson Carvajal, Ricardo Areiza, Alberto Renza, Hernando Jiménez, Pedro Calderón, Ricardo Ayerbe González, el exalcalde Pedro Martín Silva, Roberto Molina, el escritor Gerardo Meneses Claros y otros tantos que en su momento destacaremos.

Política, religión y deportes

Noticias y eventos importantes de los años sesenta en Pitalito fueron transmitidos por Radio Sur. La pavimentación de las primeras calles del municipio, la realización de las primeras ferias ganaderas y agropecuarias, así como la creación del Distrito de Policía, la sede del cuerpo de Bomberos y el funcionamiento de Telecom, fueron algunos de los más importantes acontecimientos públicos registrados por la estación radial. Por su parte, las relaciones comerciales de la emisora se fortalecían con la aparición de nuevas empresas en el municipio como la Fábrica de Gaseosas, el almacén Metálicas Modernas, el Hotel Calamó y la fábrica de dulces La Piñata, que promocionaban sus productos a través de pautas comerciales en el lenguaje radial. Transacciones de las que se hacía cargo doña Fanny.

Le podrá interesar: Historia de Guerra 4 | ¡Bienvenido a Pitalito, Presidente!: M-19.

radio sur pitalito 3El Teatro Roxy, como lo afirma el trabajo histórico de Olmedo Polanco sobre la radio en Huila, “patrocinaba la sección deportiva del noticiero con el nombre de Medio Deportivo, que redactaba Medardo Castro León. Eran los tiempos en que llegaban a Pitalito caravanas deportivas de la alegría con prácticas de boxeo, fútbol, baloncesto, levantamiento de pesas, tejo, ciclismo y atletismo. El Teatro Roxy colaboraba con exhibición de películas para recaudar fondos que facilitaran las atenciones de comida y dormida para los deportistas, hasta por dos días de estadía”.

Para esa época también se recuerdan espacios como la sección Actividad Agropecuaria que realizaba Alberto Renza Lizcano y la página literaria del domingo a cargo del entonces escritor en ciernes Isaías Peña Gutiérrez, donde el intelectual además de hacer crítica literaria, arremetía contra la iglesia católica y el ideario conservador, pese a que el primer programa que se transmitía vía telefónica todos los domingos era la santa misa.

Así mismo, los asuntos internacionales, nacionales y regionales que hacían parte de la programación informativa, eran tomados de la prensa escrita (El Tiempo, El Siglo y el Diario del Huila), como señala Polanco: “La Voz de América y la BBC de Londres eran empleadas a través de enlaces ocasionales, para retransmitir eventos de impacto mundial”. Refería Jorge Chaparro que “un radio transmundial era instalado en la azotea del edificio, para captar la señal con la mejor calidad.

Posteriormente, era ubicado un micrófono frente al parlante del aparato y la señal pasaba a la consola para luego ser emitida al aire. Este tipo de enlaces era muy usado como técnica elemental para retransmitir programas producidos en otras ciudades colombianas o en el exterior”. Una técnica muy recursiva que ganó muchos radioscuchas en el sur de Huila por la novedad del contacto con las estaciones internacionales.

La década de los setenta inicia con una prospectiva fructífera para Radio Sur. En 1970 es elegido presidente de los colombianos el huilense y conservador Misael Pastrana Borrero, quien nombra como Gobernador en el departamento de Huila a su copartidario Héctor Polanía Sánchez. Unas circunstancias muy favorables para la emergente empresa de comunicaciones que estuvo a la vanguardia con la información oficial de las gestiones y proyectos realizados por la administración departamental y el trabajo mancomunado con el Gobierno Nacional. Y como fueron cuantiosos los aportes en obras e impulso para el departamento de Huila y Pitalito, la estación radial no fue tímida en reafirmar abiertamente su ideología conservadora a tal punto que incluso las canciones de contenido erótico o las de autores latinoamericanos, considerados revoltosos, estaban rotuladas con una cinta que decía, “esta no”.

radio sur pitalito 5Medardo Castro León, destacado periodista de Huila, que hizo escuela en los micrófonos de la emisora Radio Sur. | Foto: Revista La Región. 

Además, este periodo estuvo caracterizado en Pitalito por una revelación de atletas y actividades deportivas que fueron promovidas por los micrófonos de la estación radial. El programa Momento Deportivo, creado y dirigido inicialmente por Jorge Chaparro, era otro de los programas favoritos de los laboyanos que lo sintonizaban los fines de semana después de la emisión de la radiorevista Momento Regional.

Desde allí se informaba a los radioescuchas sobre los eventos deportivos de disciplinas como fútbol, baloncesto y ciclismo que eran las más practicadas por los jóvenes de Pitalito, como lo evoca Rafael Chaux, quien dirigió durante 10 años el programa Los dueños del balón, donde se narraban las guerras deportivas contra La Plata y Garzón. “Los deportistas laboyanos triunfaban a nivel departamental e incluso nacional con la participación de ciclistas como los hermanos Vega en la inolvidable Vuelta al sur que era narrada vía telefónica por los corresponsales”.

Inolvidable para Chaux en su paso por Radio Sur, que duró casi dos décadas, fue su trabajo en el programa Amanecer en el campo que hacía el profesor Nelson Carvajal. “Tirando cable cubríamos vía telefónica los eventos culturales de las veredas donde la sintonía era muy buena. En esa época se celebraba el famoso Reinado de la guayaba y la participación de la gente en el evento folclórico era desbordante en alegría y celebración”.

Tampoco olvida el secuestro del que fue víctima por parte del ELN. La fracción de esa guerrilla que operaba en la zona envió un comunicado a la emisora que no fue leído y este fue el argumento con el que estuvo retenido Chaux junto a su colega Alberto Renza Lizcano, otro de los periodistas legendarios de Pitalito que también hizo escuela en Radio Sur. Finalmente los dos periodistas fueron liberados luego de que Nelson Carvajal leyera el comunicado que protestaba por la extracción de petróleo en Colombia. Meses después, la torre de la estación fue volada por el grupo subversivo.

Una insólita toma guerrillera

Los años ochenta y noventa en Pitalito están signados por la violencia del conflicto armado. La presencia de grupos ilegales como las Farc, Eln, M-19 y Epl determinaron un periodo de intimidación para los laboyanos que no sólo fue contado a través de las voces de Radio Sur, sino también padecido por la propia estación radial que, para esta época estaba ubicada frente al almacén Yep. Homicidios, extorsiones, secuestros y episodios impares como la toma armada de la emisora por parte del M-19 y el asesinato del profesor y periodista investigativo Nelson Carvajal, quien a través de los micrófonos del noticiero Momento Regional denunciaba con argumentos y pruebas documentales la corrupción que se presentaba con el manejo de las tierras en el municipio, fueron algunos de los hechos que se escribieron en la historia del Valle de Laboyos en este periodo que se caracterizó por su violencia política y la corrupción administrativa.

radio sur pitalito 4Nelson Carvajal, profesor y periodista, fue asesinado por ejercer su oficio al denunciar el nicho de la eterna corrupción en Pitalito: El manejo de la tierra.| Foto: Archivo Web.

Un atardecer asombroso conspiraba en Pitalito ese día peregrino de 1980. Así lo recuerda Betulia Silva, quien a esa hora iniciaba su turno de 6 de la tarde a 10 de la noche a cargo del master de la emisora Radio Sur. “Las calles estaban más solas que de costumbre. Algunos negocios del centro ya estaban cerrados. Era como si la gente se hubiese anticipado o supiera que algo raro iba a suceder”. Entonces Betulia, antes de escalar hasta el tercer piso del edificio ubicado en la carrera 4 con nomenclaturas 7-22, sacudió la cabeza para ahuyentar los malos presagios.

Cuando estuvo sentada frente al control y su compañero, el locutor Rafael, le dio la señal, eligió el disco reciente de ABBA para dar inicio al programa musical y dejó que el acetato girara en el tocadiscos. “Son las 6 de la tarde en punto en Pitalito y en todo el territorio nacional, les damos la bienvenida a todos nuestros radioescuchas del sur a su programa ´Los éxitos del momento´, a partir de ahora disfrutaremos 60 minutos con la mejor música romántica”, saludó el locutor a la audiencia laboyana que a esa hora estaba en sintonía y dejó que continuaran las aflautadas voces españolas.

La placidez melancólica del ritmo y la letra de “Chiquitita”, dentro del estudio, fue amputada por la irrupción de cuatro hombres armados que los amenazaron con un tono destemplado detrás de las cachuchas, medias veladas y pañoletas con las que cubrían sus rostros. Eran los combatientes del M-19 alias ´Hugo´, líder de la operación, el legendario ´Facundo, -quien participó en el secuestro de Álvaro Gómez y la acción del avión de Aeropesca que trajo las armas que Gadafi envió al M-19 desde Libia y aterrizó en el río Orteguaza donde todavía está incrustada la cola de la nave-, ´Nacho´y ´Baltasar´, quienes hacía unos segundos se habían tapado las cabezas y vestido con sudaderas en el primer piso, previo a trepar a la emisora. “…En tus ojos hay una sombra de gran pena”, decía el coro dulce que sonaba en los transmisores de los laboyanos, mientras los ojos de Betulia no daban crédito a lo que sucedía.

“Somos guerrilleros del M-19. Aquí no les va a pasar nada si ustedes colaboran. Necesitamos que pongan a sonar este casete o la llevan con nosotros”, fue la orden que dio la voz aguardentosa de ´Hugo´, mientras le alcanzaba el casete a Betulia, quien lo introdujo temblorosa en la grabadora que conectó al master y antes de que terminara “Chiquitita”, hundió el botón de play y se desvaneció.

Lo que Betulia no pudo escuchar mientras estaba desmayada fue la música y letra de El polvorete interpretada por Lisandro Mesa y su Conjunto, que daba inicio a la grabación. Así que después de “El polvorete”, que era una estrategia de tiempo y atención, los radioescuchas que a esa hora esperaban una hora de baladas y boleros, continuaron sorprendidos segundos después con la solemnidad del Himno Nacional y más aún cuando oyeron las arengas de cuatro o cinco voces, entre ellas la de una mujer, que gritaban con furor: “Con el pueblo y con las armas al poder. Viva el M-19” para darle paso a las palabras del médico Carlos Toledo Plata, quien informaba al pueblo la decisión irreversible de esta guerrilla de no entregar las armas y arengaba sobre la legitimidad de la lucha revolucionaria que había reafirmado la VII Conferencia Nacional realizada meses atrás en 1979.

radio sur pitalito 2

Un atardecer asombroso conspiraba en Pitalito ese día peregrino de 1980. Así lo recuerda Betulia Silva, quien a esa hora iniciaba su turno de 6 de la tarde a 10 de la noche a cargo del master de la emisora Radio Sur. Foto: Archivo familiar.

Cuando Betulia volvió en sí, estaba amarrada de pies y manos. Los grafitis con las consignas del M-19 ocupaban todos los rincones de las paredes: ¡Viva el M 19! ¡Viva la lucha revolucionaria! ¡Viva la unidad revolucionaria! ¡Con el pueblo, con las armas, al poder! ¡Bolívar, tu espada en pie de lucha, ayer, hoy y siempre! Con esfuerzo, logró zafar sus manos, se desamarró los pies y acudió en auxilio de Rafael, quien también estaba atado.

En la calle, la policía ya había rodeado el lugar y los uniformados apuntaban sus armas hacia el edificio creyendo que los guerrilleros se encontraban allí todavía. Gritando que no los fueran a matar y sin importarles que el micrófono de la estación quedara abierto, ambos corrieron hasta la terraza del edificio, pues la puerta había sido cerrada con candado, y en un acto desesperado, Betulia se arrojó hacia el segundo piso de la casa contigua donde funcionaba la Caja Agraria, mientras las balas de la policía retumbaban en el eco de los radios de los laboyanos que a esa hora, a todo volumen, sintonizaban alarmados la emisora. “La guerrilla se tomó Pitalito”, fue la verdad errada que se escuchó a voces por todo el pueblo.

Betulia herida, con el brazo izquierdo fracturado, gritaba por su vida y elevaba oraciones al cielo. Rafael la recogió del piso y como pudo la arrastró hasta un rincón de la casona, que a esa hora estaba en penumbras, donde pudieron esconderse mientras cesaba, lo que ellos suponían era un combate entre la policía y los guerrilleros. Por su parte, minutos antes de la llegada de la policía, los cuatro hombres antes de salir caminando tranquilamente del edificio de Radio Sur, se quitaron las sudaderas y los trapos que los cubrían, los echaron en un costal junto a las tres pistolas y el cuchillo con el que ejecutaron el asalto y se lo entregaron a un hombre que aguardaba en bicicleta frente a la puerta de la emisora. Cada uno por una ruta diferente se perdió entre las calles de Pitalito, donde las familias de bien que a esa hora sintonizaban en sus radios la emisora Radio Sur, escuchaban con escándalo el coro impertinente del “racatapunchinchín él se sacude”.

Afortunadamente, Betulia Silva y Rafael Santos sobrevivieron a esa insólita toma guerrillera y el peligro que significó la confusión que generó los micrófonos abiertos y la torpeza de la policía. Esa noche, después de más de una hora de disparos y advertencias con megáfonos, donde la policía prometía respetar las vidas de los rebeldes si se entregaban con las manos en alto, los mismos que provocaron el caos y a quienes los uniformados presumían combatir, regresaron en su ayuda. ´Facundo´ y ´Hugo´, que habían sintonizado la emisora apenas llegaron a sus respectivos escondites, alcanzaron a escuchar las últimas palabras del discurso de su comandante Toledo Plata y minutos después el eco de las amenazas y disparos.

Sin ponerse de acuerdo se encontraron en el parque central, donde la gente curiosa estaba aglomerada. Se miraron y con una señal se acercaron cada uno por su lado hasta donde estaba la policía y cuando Facundo reconoció al sargento Puentes le dijo: “Sargento, no siga disparando a la emisora que allá no hay nadie, van a matar a los pobres locutores”. Sin inmutarse, el sargento le increpó, “¿y usted cómo sabe?”, “y a usted qué le importa”, escupió Facundo y se escabulló entre la gente. La noticia tuvo revuelo nacional gracias a que Teófilo Carvajal, corresponsal de El Tiempo, envió su nota confiado en el parte de la policía y el titular ponderó un falso positivo: 12 guerrilleros del M-19 acorralados en Pitalito.

De los transistores a la internet

La transición de la estación de A.M. a las nuevas dinámicas de la era digital fue determinante en la década de los noventa para Radio Sur. La emisora, además de haber sido la primera en existir en el municipio, también fue pionera en la utilización de una plataforma en internet. Sin embargo, la aparición en Pitalito de nuevas emisoras de frecuencia modulada no le hizo fácil el camino competitivo a la estación.

Pese a esto, la injerencia de los micrófonos azules continuaba manteniéndose en el terreno de la política. Una de las emisiones memorables de aquellos años ocurrió en la alcaldía de Ramiro Falla y estuvo a cargo del propio Héctor Polanía Sánchez en el año 1995. El entonces ex senador de la República, quien acusaba de corrupción administrativa a Falla, aprovechó la tribuna de la emisora para pedirle perdón a los laboyanos por haber ayudado a elegir a Jaime Cortés Espinosa-primer alcalde popular que fue encarcelado por corrupción- y a Ramiro Falla Cuenca, juntos líderes conservadores “infectos de poder”, según Polanía.

radio sur pitalitoEl médico Manuel Castro Tovar (derecha) durante una reunión política en el Club Social de Pitalito. | Fotografía: Reproducción digital Olmedo Polanco.

“Con la vinculación de don Roberto Castro a los intereses de la emisora desde su residencia en los EE. UU. Se conseguían los equipos que le solicitábamos y que llegaban con su presencia semestralmente a Pitalito. No escatimaba inversión económica en computadores, micrófonos de una y otra clase, software y equipos varios, en fin todo cuanto le solicitaba. Radio Sur nada tenía que envidiarle en equipamiento a las demás emisoras de Pitalito y municipios vecinos. Únicamente una falencia que es el comienzo de una larga agonía: Frecuencia FM o cambio del transmisor principal por uno de estado sólido” evocaba en su blog Jorge Chaparro.

El salto de los transistores al internet fue quizá una de las circunstancias más importantes de esa época en Radio Sur. La iniciativa de ser una emisora pionera en el uso del internet fue de Roberto Castro Polanía, uno de los hijos del fundador de la estación, quien junto a su hermano Fernando, médico y político igual que su padre, también dejaron su huella en el trabajo de la empresa familiar. En el año 1994 Roberto, mientras residía en los Estados Unidos descubrió que existía internet estudiando matemáticas. Él ejercía el liderazgo de la emisora desde la distancia y esa fue una de las razones que creo la necesidad de comunicarse de manera rápida y sincrónica. Así que a inicios de 1998 Radio Sur es la primera estación radial de Pitalito en tener una plataforma digital. “En esa época aún no estaba google pero el servidor gringo para las comunicaciones electrónicas del momento era el buscador gofer”, conmemora Roberto.

Además, cuando don Manuel lo visitara en California, pensaba su hijo Roberto, ya no tenía que hacer llamadas de larga distancia para averiguar por las noticias de Momento Regional porque ahora podía escuchar en vivo y en directo la emisión del programa a cientos de miles de kilómetros de Pitalito y corroborar que las cosas se estaban haciendo como Dios manda, pues hasta el último momento de su vida fungió como director del noticiero. Sin embargo, en 1999 el médico Manuel Castro Tovar fallece y no alcanza a ver cómo Radio Sur entra al mundo de la era digital. Como si un presagio íntimo le indicara que llegaba su final, antes de fallecer en un quirófano de Bogotá, don Manuel se despidió de la audiencia de Radio Sur. Elmer Peña le grabó su última alocución donde se despedía y dejaba la empresa familiar en manos de su hijo Roberto. El compromiso era que saliera al aire el día de su cumpleaños pero el médico y dirigente político no alcanzó a celebrarlo.

Aunque el auge de la plataforma no sucede en Pitalito a falta de redes y tecnología masiva en esa época, la existencia de la estación tuvo gran acogida en latitudes extranjeras donde muchos viajeros laboyanos visitaban la página y dejaban comentarios emotivos. Cartas de nuestros lectores era el nombre de una sección en la página de internet que daba espacio a comentarios y saludos de los visitantes del portal en su mayoría laboyanos que se encontraban residiendo en el extranjero. Desde lugares remotos como Nueva Zelanda, Australia, los países bálticos y nórdicos, muchos huilenses diseminados por el mundo pudieron comunicarse en línea y conocer algunas de las noticias más relevantes de su tierra natal.

La página era alimentada a diario y lo archivos en audio y hasta los libretos del noticiero Momento Regional podían ser leídos en el portal www.radiosur.net y los radioescuchas tradicionales seguían sintonizando el dial 1280 que emitía desde la casa de Héctor Polanía y para esta época estaba enlazada con la cadena radial de RCN gracias a la gestión del gerente Juan Pablo Cantillo. Pese a esto, actualmente la página no se encuentra en ningún navegador y las huellas de sus voces parecen haber desaparecido de la web. Además, la aparición de otras ofertas radiales comunitarias y de frecuencia modulada, como Cálamo Estéreo y Ke Buena Stéreo, que competían bajo costos menores opacó con fuerza a la tradicional Radio Sur.

Una de las noticias más importantes que se transmitió por Radio Sur en la primera década del nuevo milenio fue el asesinato de Héctor Polanía, uno de sus más inolvidables pioneros, quien fue ultimado por sicarios en cercanía a su finca Pompeya el 1 de mayo de 2001. Dos años atrás, ya retirado de la arena política nacional, fue víctima de un secuestro que se vio frustrado gracias a la audiencia de la emisora por donde fue emitida la noticia de su rapto. Los radioescuchas que sintonizaban fieles la estación y escucharon la noticia donde se describía la situación y el automóvil en el que había sido raptado el político laboyano, no dudaron en llamar cuando veían cruzar frente a sus fincas el automóvil descrito por los locutores de Radio Sur. Gracias a las llamadas de la audiencia fiel a Radio Sur y a Polanía el plagio fracasó, además de habérsele agotado la gasolina al vehículo de los captores, que huyeron hacia la zona rural de Pitalito.

La última transmisión

El nuevo milenio trajo consigo el ocaso de la emisora Radio Sur en Pitalito. El año 2008 fue crucial para el futuro truncado de la estación. La empresa de comunicaciones cumplía 45 años de existencia y la situación financiera era complicada en términos de sostenibilidad, pues el sistema de operación de Radio Sur era un muy costoso en cuanto al gasto de energía eléctrica y otros asuntos legales que dificultaban la solvencia de la estación. Por esta razón, Roberto Castro decidió aprovechar la celebración del aniversario para gestionar recursos ante algunos entes oficiales del municipio y el departamento. Sin embargo, aunque la asistencia al agasajo de Radio Sur fue nutrida en personajes de la política y en su momento la mayoría se obligó con la causa Radio Sur, pasado el churrasco y las copas de wiskey ninguno de los que aseguraba compromiso, entre risas y brindis, cumplió con su palabra.

La transmisión final de la Emisora Radio Sur estuvo a cargo del periodista laboyano Rodrigo Rojas, quien fue el último director del legendario Noticiero Momento Regional. Desde la casona que fuera de Héctor Polanía Sánchez en el centro de Pitalito, el 29 de agosto de 2009 en compañía de su gerente Roberto Castro Polanía, los periodistas Alberto Renza Lizcano, Rafael Chaux, el excalcalde Carlos A Martín Silva, Marino Salamanca Martínez y Leiner Ramírez entre otros, fueron los encargados de despedir la emisora. En un diálogo ameno y no exento de nostalgia, los invitados a esta última emisión recordaron con emoción las anécdotas y aprendizajes que cada uno tuvo en su paso por la emisora. A través de los teléfonos de la emisora, los radioescuchas del sur se despedían emocionados de quienes durante casi 5 lustros estuvieron acompañándolos detrás de los micrófonos. Una escena emotiva que permanecerá grabada en los oídos de muchos laboyanos que se informaron de los acontecimientos más importantes del sur de Huila durante 46 años y que aún hoy hacen resonancia en su memoria.

***

Bibliografías, entrevistas y fuentes documentales

-Entrevistas a Roberto Castro Polanía, Betulia Silva, Alberto Renza Lizcano, Ricardo Areiza, Rafael Chaux, Hernando Jimenez, Rodrigo Rojas y Emiro Bravo.

-Palabra a Dios, silencio a las terceras fuerzas políticas. Historia de la radio en Huila. Tesis de Olmedo Polanco para Maestría en Historia Universidad Nacional.

-http://pitalituno.blogspot.com Blog del periodista de Radio Sur Jorge Chaparro.

-Archivo de Radio Sur en la antigua casa de “Mano Pola”.

-Municipio de Pitalito, breve reseña histórica de Ricardo Ayerbe González.

-Huellas de la noche larga, en la editorial Caza de libros, de Gabriel Calderón Molina.

-Las dos muertes de Gerardo Murcia Murcia en la editorial Caza de libros de Gabriel Calderón Molina

-Crónica La Toma de Radio Sur por el M-19 en www.180gradosprensa.com

 

banner