medallaweb

banner

Así fue el testimonio de Aladino Ríos, sobreviviente de falso positivo ante la JEP en el Huila

aladino rios sanchez victima falso positivo huila 2Finalmente, fue entregado por Obsurdh a la Justicia Especial de Paz el informe que muestra la manera como fueron asesinadas 128 personas en 52 casos y presentados como bajas en combate. Uno de esos fue el vivido por Aladino, sobreviviente a un falso positivo de la Novena Brigada.

La Sala de Reconocimiento y Verdad de la Justicia Especial para la Paz recibió el informe elaborado por el Observatorio Surcolombiano de Derechos Humanos y Violencia – Obsurdh, donde se condensa la investigación sobre la forma como fueron asesinadas 128 personas en 52 casos, que posteriormente fueron presentados como bajas en combate por militares de la Novena Brigada del Ejército. Familiares de los asesinados se mostraron satisfechos por la oportunidad que brinda este Tribunal, creado en el marco del Acuerdo de Paz. [Ver audiovisual de este tema:]

Una de las personas que participaron de la plenaria, que se llevó a cabo ayer miércoles 7 de noviembre de 2018 en el Auditorio Olga Tony Vidales, fue Aladino Ríos Sánchez, agricultor y comerciante de Pitalito. Su relato es de no creer. Este hombre, quien para entonces contaba con 33 años de edad, logró sobrevivir a ráfagas de fusil, para luego convertirse en testigo de excepción contra los soldados del Batallón Magdalena, estructura adscripta a la Novena Brigada del Ejército.

audiencia falsos positivos jep huila

Aún con nerviosismo, Aladino recuerda que, con engaños, Alfredo Muñoz Botina, quien creía ser su amigo, lo llevó esa tarde del 14 de agosto de 2007 a él y a Albeiro Hernández Cerón en un Renault azul a zona rural del municipio de Isnos, para luego allí darles muerte. “Yo fui llevado con engaños a una finca en un punto llamado La Portada de la Gallera de Chillurco, a pocos metros del Batallón Magdalena. Luego fuimos atrapados por los militares, llevados un sitio denominado San Vicente de Hornitos, vereda de San José de Isnos, vía a Popayán (Cauca)”, relató el sobreviviente.

Balacera entre matorrales

El grupo de militares los sube en una turbo, tipo furgón, a una zona alejada de la ruralidad municipal, y atados de pies y manos. “Aproximadamente a las 12:30 de la noche, me quieren dar de baja a mí y a Albeiro. Nos desatan de los pies, nos sacan a la vía central y me pegan dos impactos en el hombro derecho. Yo caí, me di por muerto. Luego pude correr, escapé, pero a unos 170 metros me pegaron una ráfaga de tiros de galil en los testículos y dos tiros me dan en la cabeza. Pero yo rodé por un abismo, escapé y pude sobrevivir”, recordó.

Sangrando, camina cuatro kilómetros y medio y llega a la casa de una señora, quien le da refugio y le presta los primeros auxilios. Pasa esa noche allí, ya ya al siguiente día, viaja a Pitalito. Dice que no fue inicialmente a un centro asistencial, porque temía que los militarescon falsas acusaciones, le llegaran allá para capturarlo y terminar lo que habían comenzado. “A los 15 días voy al hospital, porque al personero de Pitalito le conté la situación y me manda a hacer las denuncias a la Procuraduría y a la Fiscalía, para luego sí acudir al hospital, porque ya tenía el respaldo de la denuncia”, recordó Aladino.

aladino rios sanchez victima falso positivo huila 1

Su compañero, Albeiro no tuvo su misma suerte. Permaneció amarrado hasta la madrugada, cuando los militares lo asesinaron. A un lado de su cadáver le colocaron una pistola 7.45, para luego decir ante la opinión pública que se habían presentado varios atracos en la vía Isnos-Paletará, para luego declarar que habían dado de baja a un extorsionista y que otro logró escapar herido.

Desde entonces, Aladino aun lleva en su cuerpo desde hace 11 años las marcas de aquel episodio. Dos imáctos de la ráfaga de galil le alcanzó la parte trasera de su cabeza. “Esto es claro para la Fiscalía, porque si los impactos van de atrás hacia adelante entonces yo sí iba corriendo y no es un enfrentamiento, como ellos lo llaman. Desafortunadamente, la Fiscalía no quiso proceder a favor mío y por eso el proceso está estancado. A mi concepto, siempre se ha actuado a favor de los militares, para no ponerlos a responder por los hechos”, explicó Aladino.  

Siente que lo persiguen

Aladino acusa al teniente Julián Andrés Motta Calderón, quien para el momento de los hechos comandaba el grupo Berlín II de esa guarnición militar del sur del Huila. También está procesado por este caso el soldado profesional Fabio Guzmán, alias Zorro, otro de los que participó en la tentativa de homicidio contra él y la muerte de Hernández. Igualmente, estaba vinculado Alfredo Muñoz, quien aquella tarde conducía el automóvil, y fue un aparente conocedor del plan que se tenía para el asesinato. Sin embargo, Muñoz Botina fue encontrado muerto en zona rural de Pitalito y Tarqui el pasado 2 de noviembre de 2018.

Su vida ha cambiado. Constantemente vive temeroso de lo que le pueda suceder. Ha rodado por Caquetá, otros municipios del sur del Huila. No confía en nada ni en nadie. “Hace dos años, pedí cambio de fiscal por falta de garantías y que mi caso fuera radicado en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Pero entonces logré escuchar que habían intensiones de que me querían matar. Yo vivía en el centro de Pitalito, hubo cosas raras entonces me fui”, denunció.

“Un informe muy bien sustancioso y detallado”

catalina diaz gomez jep falsos positivos

La magistrada Catalina Díaz Gómez, integrante de la Sala de Reconocimiento del Tribunal de Paz, es la encargada de estudiar cada uno de las 2.268 casos de víctimas de asesinatos extrajudiciales, reconocidos por la Fiscalía General de la Nación. “La Justicia Especial para la Paz ha venido avanzando en la instrucción del Caso 003, el primero sobre este fenómeno. Y para eso, tener la voz de las víctimas es muy importante para contrastar lo que viene de las fuentes oficiales. Otra de las fuentes importantes es la versión de los comparecientes, quienes se han acogido a esta jurisdicción”, dijo la togada.

En total, el Obsurdh presentó un informe con 10 folios de análisis técnico, una extensa matriz Excel donde va la descripción de cada uno de los casos y un voluminoso acervo probatorio donde van recortes de prensa, fragmentos del proceso judicial y comunicados que sacó la Novena Brigada sobre cada uno de los 52 casos y 128 asesinatos. Oscar Enrique Prieto Acosta, profesional de apoyo de la organización, dijo que la presentación de este informe es un gran paso que se da para esclarecer la verdad de lo sucedido a lo largo de más de 25 años de guerra en el Huila.

oscar enrique prieto acosta obsurdh huila

Después de recibir el compendio de las investigaciones por estos falsos positivos, la Sala de Reconocimiento de la JEP lo estudiará, investigará cada elemento señalado en el informe y llamará a comparecer, de acuerdo a las pruebas, a las personas que crea necesario que lleguen a la jurisdicción. Pasado este proceso, la Sala llegará a una conclusión de si los comparecientes reconocen plenamente la verdad y responsabilidad, estos podrán ser sentenciados a una restricción de la libertad de entre cinco y ocho años con un componente reparador, en lo que se ha denominado ‘sanción propia’.

“El informe es muy sustancioso, sumamente detallado, con nombres, sitios, detalles y todas las piezas procesales. Creo que es un trabajo muy serio, muy juicioso, muy riguroso. Habrá que leerlo muy juiciosamente, valorarlo, contrastarlo. Es una fuente para las versiones de los comparecientes, o sea, miembros de las Fuerzas Militares que se han acogido a la JEP. Ellos tendrán que ser llamados a rendir su versión de los hechos. En esa versión, se les podrá preguntar por lo que las víctimas plantean. Luego, esas versiones serán trasladadas a las víctimas y conocer sus observaciones. En este contraste de la información se irá estableciendo lo que pasó”, concluyó la magistrada.

banner