El relato que probaría los vínculos de la Policía Antinarcóticos con el narcotráfico

vinculos entre policia antinarcoticos y narcorafico 1Luis Guillermo Castellanos, un ex policía antinarcóticos, denunció que lo expulsaron de la institución por haber señalado a algunos de sus superiores como beneficiadores del negocio del narcotráfico en Santander. Al parecer, hacían pactos con cultivadores de coca a cambio de dinero. 

Redacción 180 Grados

Neiva (Huila)

Con 10 años como patrullero en la Policía Nacional, Luis Guillermo Castellanos Ostos, de 32 años de edad, natural de Neiva, tenía todas sus esperanzas en levantar sus sueños y los de su familia alrededor de la institución en la que siempre creyó. Sin embargo, por haber denunciado presuntos vínculos entre el narcotráfico con algunos superiores en la Dirección Nacional Antinarcóticos de la Policía su vida cambio para siempre. Luego de esas denuncias, fue expulsado de la Policía, supuestamente por tener problemas de salud. Fue diagnosticado con trastornos mentales, al parecer, por consumir cocaína.

vinculos entre policia antinarcoticos y narcorafico 2Por estos hechos, el patrullero Castellanos Ostos inicio una serie de protestas por los presuntos actos de corrupción al interior de la institución.

Acordaban con plata la raspada de la hoja

Los hechos de presunta corrupción que Castellanos Ostos evidenció y denunció se presentaron entre junio y noviembre de 2013, cuando lo asignaron a un grupo de erradicación manual de cultivos de uso ilícito en la Dirección Nacional de Antinarcóticos en Santander. Según el ex policía, el comandante del pelotón encargado de la erradicación salía tres o cuatro días antes al lugar donde estaban los cultivos de coca para entrevistarse con el dueño del cultivo. Estando con él, acordaba que le dejaba raspar la hoja a cambio de algún dinero, que por lo general eran entre cinco y 10 millones de pesos.

FOTO POLICIA DENUNCIANTE 11

La Dirección de Sanidad de la Policía le diagnosticó trastornos mentales, aparentemente, por consumir cocaína.

Uno de los ilícitos se presentó en la vereda Rio Negro del municipio de Cimitarra, Santander. “Nos encontramos erradicando en una zona y me di cuenta que algunos policías de mi pelotón recibían dinero para atrasar las operaciones. De esa manera, se permitía a los dueños de los lotes con coca que rasparan las hojas de esos cultivos antes que llegáramos. Este ilícito lo convenían algunos superiores de la Policía con los dueños de los lotes, días antes a la llegada del pelotón de erradicación”, explicó Luis Guillermo, quien hoy no tiene nada y vive de arriendo en una sector de invasión de Neiva.  

Solo tumbaban los palos sin hojas

El ex patrullero asegura que el comandante, por lo general un cabo o un teniente, se desplazaban ayudados con mapas de la zona al lugar del cultivo, y buscaban a los dueños del cultivo y llegaban al acuerdo económico. “Yo como parte del grupo de seguridad noté que siempre que llegábamos a un cultivo estaba ya sin hojas. Eso era siempre. Empecé a ver que había algo muy inusual cada vez que llegábamos a una plantación. […] Cuando llegábamos el grupo grande de policías, lo único que hacíamos era tumbar los palos y tomábamos las fotos para hacer los informes asegurando que sí habíamos hecho el trabajo. Así es como la Policía lleva estadísticas de erradicación”, denunció.

Otras formas de delinquir

Este modus operandi del narcotráfico en complicidad con uniformados de la Policía Nacional no es la primera vez. Asegura además que en el año 2009, cuando estuvo erradicando por la zona de La Macarena, zona rural del municipio de Vista Hermosa (Meta) fue testigo de una serie de anomalías que por miedo no denunció. “En esa época, se llegaban a los lotes de acuerdo a los mapas dados por inteligencia de la Policía y sencillamente no se erradicaba. Solo se reportaba como erradicado, pero realmente no se erradicaba. El dueño del lote le pagaba al comandante que dirigía el pelotón antinarcótico para que le dejara los palos como estaban”, señaló.

En esas operaciones se tomaban fotos a los cultivos aparentemente destruidos y se hacía extinción de dominio, “Pero yo nunca vi que se hiciera el procedimiento de extinción de dominio”. “En el 2009, ni se erradicaba la hoja ni se tumbaba la mata. Simplemente median los lotes y se asumía que se había erradicado. Ahora lo que hacen es pactar policías y narcotraficantes para darles tiempo de salvar el producto ilícito, para que ni ellos ni los otros pierdan”, aseveró Castellanos Ostos.

La persecución y la destitución

En las denuncias, acusa a un intendente de apellido Marín de haber recibido dinero de un finquero con un cultivo de coca. Según él, el intendente lo agrede, a lo que se le suma otro uniformado, lo que se convierte finalmente en una riña. Esta situación es notificada a un teniente, quien decide poner el caso en la oficina disciplinaria de la Dirección de la Policía. “Por este hecho, me abren una investigación por atacar a mi superior y me destituyen por esa pelea. No se tienen en cuenta lo verdaderos hechos”, dijo.

FOTO POLICIA DENUNCIANTE 7

La investigación disciplinaria hizo que el entonces general Rodolfo Palomino le expulsara de la Policía por mal comportamiento, lo que le ha traído ahora en la civil nadie le de trabajo.

Posteriormente a esa pelea, Luis Guillermo dijo haber notificado esa novedad a otro teniente, “pero antes pongo a grabar esa conversación que tengo con ese superior. Yo sé cómo se maneja la burocracia en las oficinas de disciplina al interior de la Policía, cómo se llevan esas investigaciones de manera fraudulenta para favorecer siempre  quien más les conviene. Por eso yo grabé”, resaltó.

La grabación de la denuncia

En una grabación concedida por Castellanos Osto se escucha a este discutiendo con un teniente sobre lo sucedido en aquella pelea. Allí discuten sobre lo que parece ser una explicación, en la que el patrullero le notifica a su superior que “ellos se lo pasan hablando con esa gente para ganar plata por la rallada”. Según el ex policía, es él denunciandole a su superior la situación. Sin embargo, dice que sobre ello no hicieron nada; en cambio sí fue destituido el 29 de septiembre de 2014, aludiendo un diagnóstico de problemas mentales “debido al uso de cocaína”, reseña la orden médica de la Dirección de Sanidad de la Policía.

Amenazas de muerte y seguimientos

vinculos entre policia antinarcoticos y narcorafico 4

La Policía Antinarcóticos es una especialidad encargada de desmantelar el aparato financiero de muchas de las estructuras delincuenciales que se financian con la venta de cocaína.

Dice que ya ha venido denunciando ante varias entidades. Ha pasado cartas a la Defensoría del Pueblo, misivas en las que narra esta y otras situaciones. Sin embargo, dice que no ha sido escuchado. “Inicialmente cuando denuncié estos hechos de corrupción se utilizaron argumentos falsos para manchar mi imagen y callarme. […] No sé porque, pero siempre que hay denuncias de este tipo envían los caso a Psiquiatría de la Dirección de Sanidad para buscar declarar a esos uniformados como interdictos para justificar expulsarlos de la institución”, resaltó. Por estos hechos dijo que está amenazado de muerte; en varias oportunidades, Luis Guillermo ha sorprendido a varios uniformados de inteligencia de la Policía que lo persiguen.

banner