Sin manos para la guerra, con vida para la cámara

camarógrafo farc conferencia2Cuando tenía 18 años de edad, Roodvell Jiménez perdió sus manos en una explosión. Hoy, en la actual coyuntura de los Acuerdos de Paz, su rol en las Farc ha cambiado como la de muchos en la guerrilla. Aun con esa discapacidad, es uno de los camarógrafos más queridos de NC Noticias.

John Fredy Nagles Soto

La guerra le arrebató sus manos; los medios de comunicación hoy lo inspiran para seguir otra lucha. Rudbel Jiménez, como quieren que lo conozcan en el Bloque Oriental de las Farc-Ep, es el resumen de lo que podría ser para algunos el tránsito del dolor a la superación. La presión de guerra por los “duros años del Plan Patriota” lo llevó un día, según cuenta, a instalar un explosivo que lo dejó lisiado para siempre. Su historia hoy inspira a muchos de sus camaradas a dejar atrás ‘la pesadilla’ y soñar con hacer otra lucha, esta vez detrás de una cámara de televisión.

La timidez que le genera el nuevo panorama que se avizora en Colombia no le impide contar lo que ha sido su propia batalla. La presión del Ejército obligó a su unidad a instalar artefactos explosivos para frenar el paso de la tropa militar que iba contra ellos en la serranía La Macarena, departamento del Meta. Sin embargo, una noche de 2011 sucedería algo que le cambió la vida de un tajo, para entonces, a sus 18 años de edad.    

camarógrafo farc conferencia

El joven camarógrafo de la agencia de prensa NC Noticias reveló detalles de su vida en épocas de la cruenta violencia.

“El ritmo de la guerra que nos impusieron ameritó que la mayoría de la guerrillerada aprendiera a manejar explosivos. Entonces, estábamos en una situación bastante apretada en donde los operativos estaban muy incrementados contra nosotros, entonces llegó el momento que tocaba armar unos explosivos porque el Ejército se dio cuenta dónde estábamos nosotros y venían a asaltarnos. Tocó entonces poner unos explosivos en un sitio que era obligatorio, y fue allí donde tuve el accidente”, relató el joven combatiente.

Un estruendo en la selva

La tarea que no era habitual en la lucha guerrillera durante otros años se convertiría para Rudbel una actividad de sobrevivencia. El tenue sonido de una tranquila selva, y solo con los silbidos de las chicharras, se interrumpió violentamente. Aquella noche, un envolvente estruendo, mezclado este de alaridos desgarraron los oídos de su grupo. Era Roodvell. La explosión le había amputado sus manos. “Esto no significó que haya sido mi acabose como integrante de las Farc, que esto me haya limitado para que yo no pudiera continuar luchando; al contrario, me han dado oportunidades para superarme”.

camarógrafo farc conferencia3

Las manos que una vez empuñaron por necesidad las armas hoy vienen captando las imágenes de la Nueva Colombia.

Y es que la guerra no solo le ha arrancado sus manos. En 1992, su padre, integrante de las Farc, lo asesinó el Ejército; años después hicieron lo mismo con su hermano mayor, también guerrillero. “Acabaron con mi familia. En las Farc quedamos tres: dos hermanas más que son guerrilleras, una sobrina y yo”, resaltó Jiménez, quien hoy cuenta con 13 años en la guerrilla, de sus 24 de vida.    

La llegada a las cámaras de NC Noticias

Pero de aquel trágico episodio resurgirían las pinceladas de un creativo de la imagen. Aún y con su discapacidad, los actuales Diálogos de Paz le ofrecieron a Rudbel una muy diferente y enriquecedora oportunidad, de asumir tareas que en tiempos de guerra serían impensables. “En tiempos antes, he tenido la oportunidad de manipular cámaras y cuando conformaron esta unidad de prensa, me preguntaron hace como un mes para que trabajara aquí. Vinieron profesores para prepararnos y me designaron como camarógrafo. Entonces, hago tomas de apoyo para el informativo”, resaltó el joven.

camarógrafo farc conferencia5

Rudbel Jiménez sufrió un accidente en una explosión, pero eso no fue impedimento para que hoy se convierta en uno de los camarógrafos más queridos en su unidad.

Ahora, son las imágenes, los planos y los encuadres los que ahora inspiran el accionar de Rudbel como militante de las Farc, un contexto que se empieza a consolidar con la implementación de los Acuerdos de Paz. Este joven sueña con ser inspiración, no solo para sus propios camaradas sino para todos los jóvenes de Colombia. “Mis anhelos son, más adelante, poder publicar cantidad de cosas que suceden en el país que realmente el mundo no cuentan. […] Yo me veo trabajando aquí mismo, ayudar en lo que más se pueda para lograr cambios en nuestro país. Por medio con una imagen, de un video, se puede dar a conocer muchas cosas”, resalta.

Reencuentro familiar en la Conferencia

La felicidad de su madre, doña Fidela Trujillo Monroy, no se oculta ante la posibilidad de que su hijo Rudbel vuelva a casa, en Villavicencio. Cuando supo de la Décima Conferencia Nacional de las Farc-Ep, y que allí se concentrarían la mayoría de unidades guerrilleras para darle el adiós a la guerra, viajó desde su ciudad hasta los Llanos del Yarí para encontrarse con su ‘pequeño’. Le tocó esperar, según la señora, 13 años para poder ver con la tranquilidad que da la paz a su muchacho y a sus otras dos hijas. “Muy contenta que se esté dando el Acuerdo de Paz. Él [su hijo Rudbel] se fue en el 2003, y hasta ahora que lo volví a ver”, relató.  

camarógrafo farc conferencia4

Doña Fidela Trujillo Monroy, madre de Rudbel, no había visto su hijo desde su entrada a las Farc en 2003.

Historias como las de doña Fidela y su hijo Rudbel son una de las tantas que se ve entre la guerrillerada de las Farc-Ep. Las manos que una vez protagonizaron episodios dolorosos y que quedaron atrás, hoy son las que cuentan las historias de vida de unas Farc que esperan seguir su lucha en el escenario legal.  

banner