El Plazas Alcid, el monumento al descredito y la vergüenza en Neiva

estadio plzas alcid neivaLa corrupción existente en Colombia y la entrega de lo público a mercaderes del capital genera tragedias como la ocurrida en el estadio Plazas Alcid de Neiva. Así lo cree Marcha Patriótica, organización que se movilizó el pasado jueves 25 de agosto.

   

Oficina de prensa y comunicación

Marcha Patriótica Huila

Luego de 36 años de su inauguración, el estadio Guillermo Plazas Alcid de Neiva se ubica en el ojo del huracán. La instalación deportiva, que lleva el nombre de un “honorable liberal” como el que hoy estaría en la mira de la Fiscalía, es protagonista, no por la disciplina de sus deportistas y menos por la fiesta futbolera del Atlético Huila.

Lastimosamente, el principal escenario deportivo del Surcolombiano es  víctima de la corrupción que carcome lo público. Este fenómeno que según los estudiosos, ha afectado más al país que el mismo conflicto armado, parece enseñorearse en el departamento frente a la mirada impotente de los huilenses. Así lo creen integrantes del movimiento político y social Marcha Patriótica, organización que invita a movilizarse contra este flagelo.

Antecedentes de la tragedia

El 16 de diciembre de 2014, siendo alcalde el señor Pedro Suarez, su director de Deportes y Recreación Carlos Alberto Ramos Parrací, y el Consorcio Estadio 2014 suscribieron un primer contrato de construcción por un costo de 19.900 millones de pesos y la interventoría es adjudicada al único proponente que presentó propuesta, ‘Consorcio Interventoría Estadio 2014’.

estadio plzas alcid neiva 2

La interventoría de la obra fue adjudicada a un solo proponente, quien fue el que finalmente adelantó el proceso. 

En esta interventoría cuya representación legal estaría a cargo de Luis Alfredo Trujillo Briñez, el entonces jefe de la oficina de contratación de la administración municipal, Carlos Fernando Puentes Ramírez, establece la inspección y aprobación técnica de la obra, en un plazo no superior a 10 meses por un costo de $1′199.768.000 pesos.

En agosto de 2015, entre los gobiernos Municipal, Departamental y Nacional se habría gestionado $10.800 millones de pesos más para realizar mejorías en la construcción de la primera fase de remodelación del estadio, que sumaría la astronómica cifra de más de 30 mil millones de pesos que se habría invertido en la obra y allí inician los problemas.

estadio plzas alcid neiva 4

El 13 de septiembre de 2015, una viga de amarre fundida en la estructura de la zona occidental del complejo deportivo, cedió y se derrumbó. Este incidente que no dejó lesionados, paralizó las obras por unos pocos días y luego continuó su construcción, sin que se conociera públicamente el estado de la obra; responsabilidad del constructor y del interventor. 

El pasado viernes 19 de agosto, la tribuna occidental del centro deportivo, en la que se suponía se adelantaban obras de adecuación, se desplomó, mientras 16 obreros de la construcción se encontraban laborando, quedando muertos cuatro bajo la mole de concreto y 10 resultaron heridos; como en una tragedia mientras los familiares enterraban a los muertos, la misma desidia estatal les negaba el derecho fundamental a la atención en salud a los heridos.

La falta de seguimiento a la obra

Solo vino a hacerse notoria la ya evidente irregularidad en las obras de adecuación del estadio, cuando los cuatro humildes obreros; Wilson Rodríguez Serrato, Edinson Cabrera Rojas, Ferney Esteven Bolaños, y Eliberto Vélez López perecieron bajo toneladas de concreto, desplomadas más por la corrupción que por la lluvia y la intemperie. La actual administración de Neiva, ordena detener la obra cuando ha ocurrido la tragedia, los recursos se han ejecutado y los millonarios pesos se reducen a escombros.

estadio plzas alcid neiva 3

Jovenes deportistas manifestaron su repudio a lo acontecido el pasado 19 de agosto con los cuatro obreros.

Para Marcha Patriótica, el exalcalde Suarez Trujillo es responsable penal y políticamente de la tragedia y la actual administración ha sido lenta en la vigilancia y en la toma de decisiones. De haber operado rápidamente, como en el caso de Mercaneiva, se habría evitado el fatídico accidente que hoy enluta a la ciudadanía huilense. 

banner