banner

Jensy y Laura, los artesanos de la Chiva de la Paz en Neiva

foto la chiva de la paz neiva 4Trabajando codo a codo, este padre junto a su hija fueron los artistas que elaboraron por durante largas noches la carroza que encabezó el desfile por la paz del pasado 15 de julio.

 

Jhon Fredy Nagles Soto

Marcha Patriótica Huila

Relatos e historias pueden haber en muchos lugares, solo se debe buscar bien y tener olfato para ubicarlas y contarlas. ¿Se acuerdan del bus escalera que desfiló durante la movilización del pasado 15 de julio en la Gran Fiesta Cultural por la Paz? Pues bien. Estos son los artistas que hicieron posible que la movilización de apoyo a la campaña ‘La Paz Sí es Contigo’ estuviera adornada de mucho color y vida.

HUILA EN MARCHA conversó con Jensy Rojas Rubiano y Laura Jimena Rojas Claros, los artistas que hicieron posible la elaboración de la que se conoció como ‘La Chiva de la Paz’. “Nos vinimos de Pitalito (sur del departamento del Huila) a elaborar el tema de ‘La Chiva de la Paz’, de ‘La Nueva Colombia’. Gracias a mi hija, pude llegar acá y compartir con todos ustedes algo de lo que poco o mucho sabe uno”, dijo don Jensy, el anfitrión en este relato.

Con años de trabajar con el arte, de estar entre espumas, colores y mucha creatividad, este laboyano hizo de un modesto vehículo un símbolo de paz durante el desfile de lanzamiento de la campaña 'La Paz Sí es Contigo'. “Siempre, en el tema del arte, tiene uno que dedicarle un rato de tiempo para poder uno lograr cualquier objetivo. El material de trabajo que para mi se me hace mas fácil es la espuma, que se presta para muchas cosas y hacer maravillas con eso. Y se trata de construir paz por medio del arte”, resaltó el artista.

Entre dolores de cabeza, la colorida ‘chiva’

Mientras don Jensy cortaba la espuma, su hija, Laura la empataba. Mientras uno medía la pieza, el otro iba armando la figura. De esa manera, padre e hija esculpieron las figuras que adornaron 'La Chiva de la Paz'. Fueron necesarias tres largas noches en las que los laboyanos lograran hacer de espumas, cartón y mucho colbón, bellas palomas, flores y guacamayas, con lo que adornaron el folclor de la paz. Pero fueron muchos los dolores de cabeza que se ganaron durante su elaboración.

foto la chiva de la paz neiva 3jpg

Se encontraron con muchos tropiezas, como cortes mal elaborados; y esto, sumandosele la premura del tiempo, hacía mas extenuantes las jornadas de trabajo. “Tu vas a cortar algo y cortas mal o haces tus cortes, vas a unir algo y no encaja. Entonces uno dice, ‘vamos a hacerle’ y no perder la cabeza porque hay momentos de tensión. Se está acabando el tiempo y (uno piensa) esta vaina no va, pero con creatividad y verraquera se sacan las cosas”, relató Laura Jimena, hija del artista y quien tambien participó de la elaboración de la carroza.

Compromiso antes que sueño

Con sus canas y lineas faciales que evidencian en el su experiencia y el paso de los años, don Rojas Rubiano dice que cada vez que se enfrenta a un nuevo reto lo hace como si estuviera en una carrera cotrarreloj. Si es necesario pasar derecho sin dormir, lo hace, aseguró. Para aquel 15 de julio, don Jensy reconoció que llevaba ya tres noches sin pegar el ojo.

foto la chiva de la paz neiva

“Siempre me gusta la hora nocturna, mas bien ser uno noctámbulo, porque el trabajo le rinde a uno mas. Ya cuando uno queda solo, pues hay menos bullicio. Entonces así uno puede aprobechar mejor el tiempo para trabajar. Uno no puede postergar el trabajo, porque es para un día preciso. Entonces, le toca a uno trabajar y disponer las horas que sean necesarias”, explicó.

Sueño culminado

El automotor, que ni es camión ni llega a ser bus, pues presta servicios de carga y el transporte de pasajeros al mismo tiempo, fue el escogido para que todos en Neiva se movilizaran a favor de los Acuerdos de Paz entre las FARC y el Gobierno. “Ya habíamos tenido la experiencia en el pasado San Pedro de lograr iniciar ‘La Chiva de la Paz’. Para entonces, quedaron pendientes unas cosas pero ya a esta fecha logramos culminar lo que se tenía planeado. Por supuesto, por tiempo pudimos haberla llenado de mas detalles y decoración, pero en general eso era lo que se teníamos en mente”, subrayó Laura.

 foto la chiva de la paz neiva 2jpg

Esta familia laboyana logró hacer de cada material de cada trazo, de cada pegue un gesto de cultura y de paz. “Esta experiencia ha sido maravillosa. Construir paz desde el arte, compartir con la familia, estar con mi papá haciendo lo que él sabe y lo que a mi me gusta, compartiendo parte de mis vacaciones, construyendo país, construyendo la Nueva Colombia, aprendiendo cada vez mas, es algo muy bonito. Estoy muy contenta porque hay un ‘Si a la Paz en el Huila”, puntualizó la joven.

banner