banner

El Código de Policía, no apto para el posacuerdo

alirio uribe codigo de policiaAsí lo cree el representante Alirio Uribe Muñoz, quien anunció demandas contra esta. Dijo que es una norma “redactada y asesorada por ex policías”, equiparable al Estatuto de Seguridad de Turbay Ayala.

 

JOHN FREDY NAGLES SOTO

Oficina de Prensa y Comunicación

Marcha Patriótica Huila

Un mal mensaje a la ciudadanía colombiana es el que estaría dando con la aprobación del nuevo Código de Policía al panorama de posconflicto que se avecina con la firma al Acuerdo de Paz. Así lo cree el abogado Alirio Uribe Muñoz, representante a la Cámara del Polo Democrático, quien en exclusiva con HUILA EN MARCHA dio detalles de lo que sería la implementación de una directriz “hacha para darle poderes exorbitantes a la Policía”, reseñó.

Según el dirigente de izquierda, el Código lo que generará en la ciudadanía es que “odien a los policías”. “Le da vía libre a para que capturen a cualquier persona; por ejemplo, se establece que por protección ellos puedan retener a cualquiera. Cuando una persona es sospechosa de algo o ha consumido sustancias alcohólicas o alucinógenas cualquier policía lo podría detener, saliendo de un concierto o de un bar; es decir, se podrían dar detenciones administrativas también”, dijo.

Aunque es necesario cambiar el Código de Policía, el que en ésta semana sancionaría el presidente Santos se asemejan a algunas de las medidas tomadas por Turbay Ayala con su cuestionado Estatuto de Seguridad. “El Código de Policía hay que cambiarlo, porque el que tenemos es un decreto de estado de sitio de 1970 y convertido en legislación permanente; es decir, jamás en la historia republicana de éste país, el Congreso ha expedido un Código de Policía. Estamos aún con un decreto de estado de sitio, por lo que decir que eso esté en el Código no quiere decir que eso sea bueno”, dijo.       

Detención “por sospecha”

codigo policia represivoOtra de las medidas que cabrían en esta nueva directriz es la posibilidad que tendrían los uniformados (y si así lo quisieran los alcaldes en sus municipios) de detener en ciertas horas de la noche a los jóvenes. “Si los mandatarios consideran, podrían hacer restricciones a la locomoción de jóvenes, niños y adolescentes; podrían deteneros. Es decir, hay muchos temas sobre los cuales para aplicar una medida correctiva policial la persona podría ser detenida. Esto termina haciendo una detención arbitraria; y esto se va aplicar sobre todo en las zonas más populares”, explicó el jurista.

Y es que a la luz del nuevo Código, una madre que esté en vía pública dándole seno a su bebé no podría hacerlo. Según el texto de la nueva norma, el desnudo en la calle es un “acto obsceno”, pero este no particulariza a que se le podría llamar un acto de exhibicionismo. A la luz del código, se podría interpretar que una mujer que en el momento que dé leche materna a su pequeño y “exponga sus partes” sería multada hasta con $367 mil pesos o 16 salarios mínimos diarios; y si reincide en la práctica, sería llevada a la cárcel. Aquí cabrían también las personas que en una manifestación exhiban sus partes, acto comúnmente visto en las protestas feministas.

Aprobado “a pupitrazo”

Fueron 245 artículos los aprobados, según el congresista, “a pupitrazo” en la Cámara de Representantes. “Este proyecto llegó hace tres semanas a la Cámara, y el Congreso no se tomó el trabajo de hacer un análisis juicioso y una discusión a fondo. En la Comisión Primera se aprobaron 173 artículos en bloque, es decir, dijeron ‘están de acuerdo, sí o no con estos 173 artículos…’. En la plenaria de Cámara se aprobaron ayer 119 artículos de la misma manera. Esto lo que quiere decir es que no se ha dado la suficiente discusión”, denunció Uribe Muñoz.

Cada una de estas acciones restrictivas viene acompañadas de multas que, de acuerdo al representante, “estimulará la corrupción”. Por agredir, irrespetar o desafiar a un policía, el Código estipularía una multa de 657 mil pesos. Así mismo, por portar armas neumáticas o de aire o que se asimilen a armas de fuego podría usted pagar una multa de 160 mil pesos. Sin embargo, el anterior código estipula las mismas normas, por lo que algunos de sus opositores calificaron la nueva directriz como “el paquete chileno que le metió el Congreso al pueblo colombiano”.


Con funciones que le son comunes a otros organismos

El nuevo código establece que, en caso de emergencias, los policías podrían entrar a una vivienda. Sin embargo, el representante explicó que sería absurdo equiparar el trabajo de los uniformados con el de los cuerpos de bomberos. “El único caso en el que se aprobaría que la policía entrara es cuando hay una persona pidiendo auxilio para que se le proteja la vida a él o a un tercero. Todos los demás casos son infundados. Ese tema de los incendios, de las inundaciones, de los desastres, pues es yo nunca he visto a un policía con un extintor y lo que hacen eso son los bomberos”, resaltó.       

La Policía le pueda a usted allanar su casa “por razones de salubridad”, cuando eso es función de las secretarías de salud municipal o entidades afines, dice Uribe. “¿Qué es la salubridad para la Policía?”. “O que la Policía pueda allanar su casa so pretexto de que en esa casa se puedan estar maltratando a los niños o a los adolescentes o a las mujeres, etc. Eso significa que toda casa que tenga niños, adolescentes mujeres, adultos mayores o discapacitados etc. la podría meter, cuando eso es función del Bienestar Familiar, por ejemplo”, explicó.

O que la policía ingrese a una casa a verificar si las instalaciones de energía, de agua o de gas están en condiciones adecuadas, cuando eso es función de las empresas prestadoras de esos servicios. “Esas son facultades excesivas, que demás son inconstitucionales. Tanto en el tema de allanamientos como en el de capturas, lo que ha dicho la Corte Constitucional es que estas acciones se tienen que hacer mediante orden judicial y por motivos previamente establecidos”, resaltó Uribe.

Pero las medidas, consideradas represoras, no terminarían allí. El nuevo Código establece que la Policía puede entrar a las instituciones educativas a realizar requisas a los estudiantes. “Hay algunos asuntos que deberán ser propias de los padres de familia, como por ejemplo, permitir que los uniformados ingresen a los colegios y a las universidades, que porque los jóvenes fuman, que consumen droga o licor. Pues ese tipo de controles lo tienen que hacer los manuales de convivencia de las instituciones educativas, la comunidad educativa. Pero meterle policía a todo es represivo y desgaste para la institución”, resaltó. 


Ciudad “sobrevigilada”

El nuevo código plantea la posibilidad de que las cámaras de seguridad que se instalan en casas, negocios, conjuntos cerrados, centros comerciales y otros espacios similares estén enlazadas al Centro Automático de Despacho de la Policía en cada ciudad. Aunque ya eso existe como directriz en muchas municipalidades, en lo que se insiste es en que los sistemas privados estén también enlazadas. Según algunas organizaciones juveniles del Huila, lo que se quiere es controlar el acceso al material captado por estos sistemas, los cuales en muchas ocasiones han logrado captar actos de abuso policial.  

“El hecho de, por ejemplo, obligar a que todo edificio, conjunto cerrado etc. la gente ponga cámaras de seguridad y que potencialmente esos sistemas estén conectados con la Policía, eso es una ciudad sobrevigilada. Yo lo que digo es que si en un conjunto hay cámaras y si eventualmente se presenta un robo, pues que se puedan los videos de seguridad, lo que habitualmente se hace y no que esté la Policía metida en la vida cotidiana de la gente”, subrayó.

Pese a lo apreciado del Código como represivo, Uribe Muñoz reconoció también algunos elementos positivos del mismo. “En temas como el control a la tenencia de algunos animales, como cuando hay perros que se consideren peligrosos, pues se habla de que se debe tener un seguro. Se establece que para cuando se presente un accidente con un animal de éstos con una persona, pues sea el seguro el animal el que responda”, explicó.               


Un mal mensaje al periodo de posconflicto

La aprobación por cuenta del Congreso de esta iniciativa le deja un sin sabor al periodo de posconflicto. “Este es un código que cree que vamos a pasar de una guerra en el campo a una guerra en la ciudad; es decir, que es una norma que no es para el posconflicto ni para la convivencia ni para la paz. Es un Código totalmente represivo que no está consonancia con la actual coyuntura”, subrayó el congresista, quien es el proponente de adscribir la Policía Nacional al Ministerio del Interior.

El nuevo código, que ya sorteó su debate en el Senado y en la Cámara, solo le faltaría el proceso de conciliación de las dos versiones. Se estipula que el próximo lunes, el presidente Juan Manuel Santos estaría sancionando el nuevo Código de Policía. “Nosotros hemos anunciado que vamos a demandar el nuevo Código de Policía porque consideramos que esta directriz tiene muchos aspectos que violan derechos humanos y arremeten contra libertades ciudadanas, y que por lo tanto ameritan una revisión a fondo de la Corte Constitucional”, puntualizó el representante.

banner