banner

Literatura y paz | Juguete nuevo

Pawel Kuczynski 20Un cuento que nos trae el periodísta Hugo Mauricio Fernández Barón. Desde Pitalito (Huila), un relato que nos hace vivir las plumas huilenses.

Por Hugo Mauricio Fernández Barón

Era el cumpleaños del pequeño Saúl y Baltasar quería regalar un juguete diferente a su nieto, algo que lo salvara de las batallas fantásticas con soldaditos y el lamento de las sirenas. Juegos que removían en la memoria del anciano recuerdos sombríos, donde la muerte cantaba vestida de verde al mando del coronel Kaczynski.

Después de caminar despacio por la juguetería y asechar belicoso los estantes, con sus manos decididas tomó el juguete blanco que movía el piquito y las alas, y lo llevó a casa envuelto en papel de regalo. Saúl, absorto como estaba en su pequeña guerra, no sintió los pasos de su abuelo.

“Acabaremos con ustedes por la fuerza. Jamás aceptaremos un país en manos de los bandoleros”, susurraba el pequeño y con su mano derecha tumbaba sin piedad los muñequitos que caían diseminados por el suelo.

-         Saúl, hijo, es para ti-. Dijo con emoción el viejo Baltasar y le alcanzó a su nieto la caja decorada.

Un gesto de asombro iluminó la cara de Saúl. Destapó el paquete, sacó el artefacto y le dio cuerda. La falsa rama de olivo que brillaba en el pico del ave y el movimiento de las alas, distrajeron al niño quien olvidó por un instante el desastre de soldados a su espalda.

-         Ay mijo, en todo caso, nunca hubo guerra buena-. Exclamó en un suspiro el coronel Kaczynski.

-         Ni tampoco mala paz, abuelo-. Concluyó Saúl, mientras daba cuerda a su juguete nuevo.*

180 Grados TV

banner