Contra el silencio del paraíso

pelicula silencio en el paraiso 3‘Silencio en El Paraíso’ es una película colombiana de Colbert García. En el 2012 ganó la Biznaga de Plata al mejor largometraje en el 15° Festival de Cine de Málaga (España). Aquí, una breve reflexión sobre este filme, que recomendamos.

Hugo Mauricio Fernández Barón

Redacción cultural

No soy cinéfilo pero el hábito de la soledad siempre me lleva a nuevos vicios. Caminar por la Carrera Quinta de Neiva hasta el Parque Santander a proveerme de mi material ilícito entre los gritos de los vendedores ambulantes y el tedio de los policías que patrullan ensimismados en sus teléfonos inteligentes, ignorantes de mis intenciones criminales de traficar en el mercado negro, es ya un ritual necesario de mis fines de semana.

La mujer, mi chamana urbana de quimeras, sentada en una butaca de madera que parece no aguantar las necesidades de su cadera generosa, advierte mi presencia y me saluda con un movimiento de cejas, mientras busca entre su mercancía lo que ella sabe que me gusta: una mala película de Hollywood bien pirateada.

pelicula silencio en el paraisoNada nuevo. He visto mucho cine malo en estos últimos meses. Pero no lo puedo negar, me gustan las películas norteamericanas, esas cintas patéticas que lo convencen a uno de que el verdadero amor puede con todo, ese tipo de amor que parece existir nada más en la pantalla. Esa especie de droga que me hace olvidar por un momento el país en el que vivo. Por eso conozco muy poco del cine colombiano.

La violenta realidad y la desilusión de los noticieros nacionales me parecen suficientes para querer seguir mirándolas en el cine. Sin embargo, ante la insistencia de mi jíbara digital compro dos cintas colombianas. Ojalá no me vuelvan a salir rayadas, pienso o digo al pagar los tres mil pesos.

Acabo de reproducir en mi pc “Silencio en el paraíso”: Una historia de amor atravesada por una ráfaga de violencia que deja un sabor a rabia y dolor en las retinas. La película es un homenaje a las madres de Soacha, a quienes envían a los psicólogos para convencerlas de que sus hijos muertos no eran trabajadores sino terroristas. En Colombia, según la Fiscalía, más de 3 mil jóvenes fueron engañados, disfrazados de guerrilleros y asesinados por militares para obtener beneficios y aumentar el número de bajas rebeldes.

“La guerra contra la insurgencia la gana el Estado”, era la consigna de los noticieros que replicaban los boletines de guerra del Ejército Nacional, liderado por el Ministro de la Defensa de la época, hoy Presidente galardonado con el Nobel de Paz. Los crímenes atroces, conocidos eufemísticamente como los “falsos positivos”, fueron perpetrados durante los ocho años del gobierno Uribe. Una película de horror que supera cualquier ficción hollywoodense.

pelicula silencio en el paraiso 2

El filme cuenta la historia de un muchacho que es engañado con una falsa oferta laboral, pero el viaje resulta siendo un encuentro con la muerte.

El Paraíso, vaya ironía, un barrio marginal de Bogotá es el escenario de la tragedia. Ronald, un joven trabajador con alma de poeta, se rebusca la vida publicitando con un altavoz los negocios del barrio subido en una exótica bicicleta, al tiempo que escribe cartas a su enamorada:

“Lady, me atrevo a escribirle porque siento que la conozco desde siempre. Yo no sabía por qué este barrio se llama El Paraíso, si tengo que enfrentar todos los días el mismo tierrero que se levanta sin que parezca que se vaya acabar nunca. Y el miedo al mañana que no logra espantar ni los atardeceres. Entonces un día la vi. Fue como si una de las estrellas que a veces me siento a ver en la ventana hubiera bajado a caminar con uniforme de colegio por el medio de la calle, entonces comprendí, este es el paraíso porque usted está aquí”.

Pero en El paraíso, Ronald y Lady no tienen derecho a ser felices. Una banda criminal de militares colombianos necesita mostrar nuevos resultados. La estrategia de un teniente y un sargento enfermo, quien afirma no saber “quién es el más hijueputa en esa cadena de hijueputas”, es depravada: buscar en los barrios miserables jóvenes delincuentes y drogadictos a quienes engañar con la ilusión del dinero fácil, asesinarlos y registrarlos como muertos en combate.

Ronald, aunque no cumple con el perfil de los incautos, termina involucrado con Susana, una mujer cruel encargada de reclutar a quienes luego visten con prendas militares y masacran de forma despiadada. Aunque al principio la mujer se conmueve con la humanidad de Ronald, su carácter bárbaro le niega la redención por no haberla amado, o por lo menos fornicado como era su deseo.

Las películas colombianas me destrozaron la vida. Antes creía que ese amor heroico era al menos posible en la pantalla. Sin embargo, no me resigno a que no exista, no acepto, no dejo de buscarlo. Más allá de la crítica estética y narrativa de la obra, ganadora de varios premios internacionales desde su lanzamiento en 2011, la historia de Ronald y todos los jóvenes asesinados y presentados como guerrilleros muertos en combate, debe quedar en la memoria. Nuestro deber es no olvidar lo que hicieron las fuerzas militares al mando de quien hoy es el Presidente de Colombia y ostenta una banda mundial de pacificador. Tenemos la palabra, el lenguaje del arte, la música y el cine, contra el silencio del paraíso.

180 Grados TV

banner