Editorial | Otros matices del “Matiz”

otros matices matizBien por los premiados, pero hay que decir que este evento debe ser organizado por una institución que no tenga intereses políticos. El Concejo de Neiva ha perdido credibilidad en los últimos años.

Editorial 180 Grados

Reynaldo Matiz Trujillo, para algunos opitas no es más que el nombre del concurso de periodismo que realiza el Concejo de Neiva. Muy pocos neivanos saben quién fue este gran personaje de la historia de Neiva y por qué es importante para la memoria de nuestro acervo.

Librepensador, progresista, defensor del patrimonio, político de avanzada, fundador de periódicos y sindicatos, Reynaldo Matiz trajo la energía eléctrica a Neiva y el primer hidroavión que acuatizó en las aguas del Magdalena. En su trabajo público, además de promover la industria y el comercio fue un acérrimo defensor de los derechos de los trabajadores y un vehemente luchador de las causas comunes.

Detalles importantes de su legado y carácter que hacen de su vida y obra un paradigma ciudadano. Un ejemplo de humanidad que las nuevas generaciones de huilenses desconocen. Así como se desconocen los criterios bajo los cuales las agremiaciones de periodistas y el Concejo de Neiva postulan a quienes son galardonados con la dignidad de vida y obra de un periodista.

O como se desconoce la razón por la cual un político como Álvaro Hernán Prada, representante de la más rancia estirpe de extrema derecha, preside un evento que, se supone, celebra la inteligencia, la libertad, la independencia del criterio y la firmeza de los principios. Características muy lejanas del imaginario ético del rebaño uribista.

Sin embargo, en esta oportunidad el autogol político estuvo para alquilar balcón, como dicen algunos. ¿Cómo sería el desinfle de Prada al saber que el trabajo ganador del premio de periodismo es una denuncia del plagio que hizo su progenitora al copiar parte del plan de gobierno de un político de Costa Rica?  

Bien por los premiados, pero hay que decir que este evento debe ser organizado por una institución que no tenga intereses políticos. El Concejo de Neiva, aunque apenas inicia su nuevo cuatrenio, ha perdido credibilidad y algunos de sus cabildantes han estado enredados con la justicia por líos de corrupción y hoy en día siguen fungiendo sus investiduras sin el menor asomo de rubor.

banner