Día de la Mujer | La mujer en el periodismo colombiano

columna día mujer mujer periodismo en colombiaEn la conmemoración del Día Internacional de la Mujer es pertinente hacer un recuento histórico del inicio del ejercicio de la mujer en el periodismo en Colombia y los retos actuales que enfrenta.

Por: Ginna Tatiana Piragauta*

Periodista RecpSur

Neiva - Huila

Hoy, en el Huila, en el Día Internacional de la Mujer, no podríamos dejar de recordar a Flor Alba Núñez, periodista asesinada en la entrada de la emisora donde laboraba, el 10 de septiembre de 2015, en el barrio Cálamo del municipio de Pitalito, sur del Huila. Su muerte sigue impune y seguimos esperando la captura y condena de los autores intelectuales de su muerte; seguimos exigiendo verdad y justicia en su caso y en el de todas las y los periodistas que han sido asesinados por ejercer su oficio, en el Huila y en Colombia.

Para nosotras las mujeres no ha sido fácil abrirnos paso en el periodismo en Colombia. Entre los años 40 y 50 esta labor era exclusiva de los hombres. Y aunque algunas mujeres daban sus primeros pinos en la escritura y en la edición de impresos, en encuentros literarios y en tertulias; el ingreso femenino a las escuelas de periodismo fue un escándalo que generó el rechazo de la sociedad del momento.

Pese a esto, la profesionalización del periodismo en Colombia durante la primera mitad del siglo XIX estuvo ligada estrechamente al ingreso de las mujeres al mundo universitario, y a la fundación de sus proyectos de prensa escritos, como la revista Mujer; con todas las críticas que este trabajo generaba en esta sociedad. 

De esta manera, pueden considerarse como pilares para la participación femenina en el periodismo al programa de periodismo de las Facultades Femeninas de la Universidad Javeriana en Bogotá, entre 1941 y 1943, el cual fue reabierto en 1949 con el nombre de la Escuela de Periodismo y Radiodifusión, con formación mixta. Asimismo, el curso de publicidad y medios impresos del Centro de Cultura Femenina de Nuestra Señora de las Mercedes y el currículo exclusivo para mujeres del Colegio Mayor de Antioquia. 

Esta formación académica posibilitó que entre las décadas siguientes, entre 1950 y 1960, las mujeres participaran del proceso de profesionalización de la prensa colombiana: consolidaron equipos de trabajo, grupos editoriales y escrituras individuales; impulsaron la creación de salas de redacción, imprentas y oficinas empresariales; sus líneas editoriales exploraron nuevas narrativas periodísticas como el fotoperiodismo y la fotografía; construyeron una estrecha relación con sus lectores e hicieron uso de herramientas comerciales como las reuniones de negocios y esquemas de distribución, circulación, venta y sostenimiento.

Pioneras y valientes

Las pioneras del periodismo en nuestro país fueron mujeres valientes y transgresoras de los espacios que estaban reservados sólo para los hombres. La primera mujer en trabajar como periodista en un medio de comunicación en Colombia fue la bogotana Emilia Pardo Umaña. Nació en 1907 e ingresó como redactora de la página social del periódico El Espectador, cuando era muy joven. Fue columnista de opinión, participó en la junta fundadora del Círculo de Periodistas de Bogotá y fue redactora de El Tiempo, medio en el que escribió sus columnas hasta su muerte el 18 de diciembre de 1961. 

También fueron pioneras del periodismo colombiano la feminista Soledad Acosta de Samper, quien fundó revistas y periódicos durante 35 años, entre ellas, la revista quincenal ‘La Mujer’, en 1878; y Ofelia Uribe Durán quien fue periodista, maestra, política y feminista sufragista. Y durante estas décadas, muchas mujeres valientes han escrito, han contando, han narrado la historia de nuestro país. Muchas de ellas han dejado su vida, por realizar esta labor con ética, profesionalismo y entrega. 

Violencia en la labor

Hoy, en el año 2021, 80 años después que las mujeres entráramos a hacer parte de la historia del periodismo colombiano, tenemos nuevos retos que afrontar. Un número importante de mujeres periodistas se han visto obligadas a renunciar a su trabajo, luego de haber afrontado violencia sexual, según el estudio que adelantaron la campaña ‘No Es Hora De Callar’ y el Observatorio de la Democracia de la Universidad de los Andes, con el apoyo de ONU Mujeres Colombia.

El estudio realizado con más de 150 mujeres de medios de comunicación nacionales y regionales, con una experiencia profesional laboral entre 9 y 11 años en promedio, identificó que “la violencia de género en contra de las mujeres periodistas es una realidad recurrente en el contexto colombiano”. 

De hecho, cerca de cuatro de cada 10 periodistas decidieron renunciar a sus trabajos, dos de cada cinco abandonaron y una de cada cuatro dejó temas, tras haber sido víctimas de violencia de género ejerciendo su oficio.

Alrededor de seis de cada 10 periodistas han afrontado violencia de género en sus espacios laborales. Y si no han sido víctimas, es probable que conozcan a una colega que sí lo haya sido: ocho de cada 10 tiene conocimiento de alguna agresión de este tipo en contra de sus compañeras.

Aunque es una situación generalizada, la mayoría de las periodistas no cuenta con espacios de apoyo y de denuncia en sus entornos laborales. En sus medios no hay protocolos o herramientas especializadas para abordar la violencia de género, por lo que muchas deben recurrir a las oficinas de recursos humanos, a sus jefes o compañeros de trabajo. Esto puede resultar en la re victimización de las denunciantes, así como la falta de medidas eficaces para protegerlas.

Solo el 30% de las comunicadoras encuestadas consideró que cuenta con espacios de denuncia; el 23 por ciento dijo tener escenarios de apoyo y el 42 por ciento manifestó sentir que el medio de comunicación las motiva a denunciar. 

Otra de las conclusiones de la encuesta es que “los medios, si saben de este fenómeno y muchos incentivan a denunciar situaciones de acoso y abuso (…), no cuentan con los espacios adecuados para hacerlo”. La mayoría de los agresores, en concreto el 79% son personas que tienen un cargo superior al de las mujeres que violentan. Luego siguen sus compañeros de trabajo, con el 56%. 

Muchas periodistas dependen del círculo de confianza de sus jefes para poder denunciar, por lo que si son ellos quienes las agreden, podrían quedarse sin alternativas para recibir apoyo. Por otro lado, las fuentes representan la mitad de los victimarios y, finalmente, una cuarta parte son colegas de otros medios de comunicación.

El estudio detalla como “la violencia de género ejercida en contra de las mujeres en el periodismo se enmarca en las relaciones de poder desiguales que existen dentro de esta profesión”. Cuando violencia obliga a las periodistas a renunciar a un oficio que les gusta, abandonar su puesto de trabajo, temas o fuentes, hay una vulneración clara de su derecho a expresarse y a participar en la vida pública.

Todo este panorama nos permite concluir que hoy, las periodistas colombianas tenemos mucho camino por recorrer para dignificar nuestra labor. Aunque son invaluables nuestras contribuciones en el periodismo, en el día a día, en las veredas, en los pueblos o en las ciudades; tenemos derecho a ejercer el periodismo sin miedo, sin acoso y con garantías. Muchas podemos hacerlo libremente no, otras no. Y por todas, tenemos que seguir trabajando todos. ¡Feliz día!

*Comunicadora social y periodista de la Universidad Surcolombiana, de Neiva (Huila), mamá de Luis Alejandro y Manuel Antonio; candidata a Magister en Conflicto, Territorio y Cultura del mismo centro de estudios; se ha desempeñado como docencia universitaria; es consultora de ONU Mujeres en el manejo de comunicaciones de la Instancia Especial de Mujeres para el enfoque de género en la Paz. Como periodista en medios de comunicación, tiene más de 10 años de experiencia profesional; es corresponsal en Huila de Noticentro CM& y RecSur. Ha trabajado como asistente en proceso de organización social y como profesional en marketing político digital. Fue galardonada con el Premio Departamental de Periodismo 'Carlos Salamanca' a mejor trabajo en prensa escrita. Actual, es representante de los periodistas y medios de comunicación en el Consejo de Cultura de Neiva.

banner