medallaweb

banner

Profesor de derecho penal comete delito al plagiar su trabajo de investigación

plagio en universidad surcolombiana 1

El vergonzoso caso lo protagoniza un docente del Programa de Derecho de la Universidad Surcolombiana, sede Neiva, y confirmado por el Centro de Investigaciones de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la alma mater.

Se trata de Manuel Arturo Ortiz Sánchez, quien desde principios de febrero de 2018 empezó a dar clases de tiempo completo en el Programa de Derecho de la Universidad Surcolombiana, en Neiva. Al docente le fue comprobado que su anteproyecto de investigación para acceder al cargo de docente en la alma mater. El hecho fue confirmado el 17 de febrero de 2018 en el memorando No. 070 del Centro de Investigaciones de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas a la Decanatura, la cual no tuvo en cuenta esta amonestación para escoger al nuevo docente. [Ver aquí el memorando]

De acuerdo con el memorando No. 070, firmado por Germán Alfonso López Daza, coordinador del Centro de Investigaciones de la Facultad, Manuel Arturo Ortiz, docente hoy de la cátedra derecho penal, cometió el delito de plagio, consignado en el Código Penal y la Ley 1032 del 2006. El artículo 270 del Código Penal indica que quien reproduzca una obra de carácter literario, científico, etc sin la debida autorización del autor original incurrirá en prisión de cuatro a ocho años y multa de 27 a mil salarios mínimos mensuales vigentes.

El presentar un anteproyecto de investigación es uno de los requisitos para participar del proceso de selección del personal docente en el Programa de Derecho de la Universidad Surcolombiana; y fue por esta propuesta de investigación, parcialmente plagiada, que Manuel Arturo logró el nombramiento como docente de planta del Programa. El aneproyecto cuestionado es planteado por el grupo ‘Con-ciencia Jurídica’, al cual también hacen parte las estudiantes Mayra Alejandra Molina Espinosa y Nanyi Ximena Rodríguez Reyes, también del Programa de Derecho.

Plagio en las páginas 7 y 8

Ver Memorando

El concepto del Centro de Investigaciones se basó en un análisis técnico realizado por el software ‘Grammarly’, el cual detectó que el 19 por ciento del contenido de las 18 páginas del anteproyecto, llamado ‘La Resocialización en el Establecimiento Penitenciario de Neiva’, fue copiado en algunos apartes sin citar la fuente. “El referido anteproyecto fue revisado en citación y original a través de la herramienta ‘Grammarly’ y se encontró un registro de 19% de transcripción literal sin cita, exactamente en las páginas 7 y 8 del documento, sin que los autores efectuaran ningún tipo de citación, referencia o nota al pie de página”, se lee en el memorando.

Según lo cuestionado, Ortiz Sánchez plagió para su trabajo, entre otros apartes señalados, un párrafo de dos líneas del blog del coronel (r) Carlos Alberto Barragán, director del INPEC. “En la época de la Independencia con el objeto de contribuir al estado-nación se importan modelos penitenciarios franceses y españoles”. El abogado tomó entones dos líneas de contenido de un blog, para agregar texto a su capítulo 'contexto histórico' de la investigación. Y un blog, que no tiene mayor sustento para corroborar que ese contenido es real o no, lo que demostraría un bajo nivel académico en su trabajo.

Muchos califican como indignante que un profesor de derecho penal cometa un delito. Entre lo encontrado en su hoja de vida está el haber ostentado el cargo de personero delegado en lo penal de la Personería Municipal de Neiva en el año 2015. Durante toda su vida profesional ha estado vinculado al derecho penal, razón que hace de su comportamiento un acto aún más desdeñable, según reseñó el estudiante que denunció el caso y quien solicitó que se obviara su identidad para evitar represalias.

Detrimento patrimonial

Desde su nombramiento, en el mes de enero, Manuel Arturo Ortiz ha devengado cerca de 4.500.000 de pesos mensuales, razón por la cual podría presentarse un detrimento patrimonial alrededor de unos 13 millones 500 mil pesos (el suelo mensual que ha ganado desde su nombramieno como docente). “Efectivamente, al dársele la plaza docente se empieza a presentar el fenómeno que en administración pública se le denomina detrimento patrimonial. También podía presentarse una especie de complicidad, porque el documento fue oculado para que de esto nadie supiera”, dijo el estudiante denunciante.

Pero el caso del profesor Ortiz contradice el comportamiento institucional en otras situaciones. Llama especial atención el caso del estudiante de derecho William Paredes, quien no ha logrado su título por un supuesto caso de plagio en su monografía de grado. Sin embargo, William optó por hacer la judicatura y adoptarla como la modalidad de grado, pero la Universidad le continúa negando a Paredes su título universitario. La Agencia 180 Grados intentó comunicarse vía telefónica con el profesor Ortíz, fuimos también a su oficina en las instalaciones de la Facultad y no fue posible contactarlo. ¿Confiarán los estudiantes en la formación ofrecida por un docente que miente en su anteproyecto de investigación? ¿Será un buen ejemplo para los jóvenes investigadores este tipo de comportamientos? 

banner