medallaweb

banner

Esta sería la borrachera más cara que se ha pagado en el Huila

indemnizacion villalba 1Carlos Benjamín Villalba Calderón fue obligado a pagar los daños y perjuicios ocasionados a la familia Yara. Mientras conducía su carro en estado de alicoramiento, el familiar del senador liberal le provocó la muerte a don Delio Yara y lesiones drásticas a su hijo Felipe. 

En segunda instancia, la Sala Cuarta de Decisión Penal del Tribunal Superior de Neiva revocó la decisión del Juez Cuarto Penal del Circuito de Neiva, quien inicialmente absolvió a Carlos Benjamín Villalba Calderón, sobrino del senador liberal Rodrigo Villalba, de pagar de los perjuicios causados por la muerte de Delio Yara y las graves lesiones a Cristian Felipe Yara y a su familia. La nueva decisión obligará a Villalba Calderón, el autor principal del hecho, a pagarle a los siete integrantes del núcleo familiar la millonaria suma de 615.841.436 de pesos.

El familiar del congresista huilense se encontraba conduciendo un automóvil Renault Clio, modelo 2013, color gris, con placas KJU-958, el 8 de abril de 2013 en alto estado de alicoramiento, cuando embistió de frente a Delio Yara, de 48 años, y Cristian Felipe Yara Escobar, de 18. El señor Delio murió horas después de ocurrido el accidente en el centro asistencial. Cristian sobrevivió, pero quedó con drásticas secuelas psíquicas, cognitivas y motrices.

Delio Yara, padre fallecido, era conductor de camiones y se dedicaba al transporte de acarreos desde hace años. Con su trabajo, logró hacerse a dos camiones, uno verde y otro azul. Mientras don Delio conducía el azul, su hijo trabajaba en el verde. “Mi hermano conducía otro camión, color verde me acuerdo. Esa noche, ellos iban en la moto a recoger ese camión del lavadero de carros. Pero nos tocó vender uno de los camiones para poder sostener a mi hermano, poderlo llevar a las terapias”, resaltó Yuri Andrea Yara, hermana de Cristian Felipe, quien terminó lesionado.

Felipe, “déficit cognitivo severo”

Dos grandes dolores llegaron entonces para esta familia riverense. El primero, la muerte casi prematura, del señor Delio, quien se dedicaba a acarreos y otros oficios de rebusque. Pero quedó otro dolor, el que representaría en los años siguiente la condición física y cognitiva de Cristian. Luego del accidente, Yara Escobar terminó sin ningún tipo de posibilidad de ejercer sus actividades habituales. Su vida cambió completamente.

indemnizacion villalba 2

Las autoridades médicas lo dieron de alta del centro asistencia al que había ingresado inicialmente, luego del accidente. Pero Yara aún no estaba en condiciones. “Él no podía sostener la cabeza, quedó mal, casi en estado vegetal. Además, le realizaron traqueotomía durante el proceso de recuperación, por lo que le afectaron sus cuerdas vocales y se le dificulta hablar. Tocaba hacerle todo, voltearlo, darle de comer por sonda, todo. Ya vamos a completar tres años y Cristian no camina por cuenta propia. Pero ya es una verdadera evolución, comparándolo para cuando estaba antes”, dijo Yuri Andrea.

En la audiencia del 4 de mayo de 2015, Javier Jesús Gómez Cerón, psiquiatra y quien se prestó como perito en el caso, explicó el tipo de lesiones físicas, psicológicas y cognitivas sufridas por Cristian Felipe y las secuelas que contrajo, como consecuencia del accidente. “El paciente no mantenía ninguna memoria del evento mismo, del trauma y tampoco de los días posteriores, como es frecuente cuando hay lesión cerebral en estos pacientes. Además, el paciente tenía una hemiparesia del lado izquierdo es decir no movilizaba esa parte de su cuerpo”, explicó el galeno durante la audiencia judicial.

Yara Escobar, según el dictamen, es “un paciente que había tenido déficit cognitivo severo entre ellos la memoria, la parte también de la lógica y la parte de coherente de su pensamiento también se encontraba alterado, todo esto secundario a traumatismo craneoencefálico con lesión cerebral directa”, subrayó. El especialista en psiquiatría finaliza diciendo del paciente “realmente el paciente estaba muy afectado desde el punto de vista mental, cognitivo y físico neurológico”.

En este sentido, la Junta Regional de Calificación de Invalidez le fijó a Cristian Felipe Yara Escobar una incapacidad permanente del 87.75%, de origen común, que se concatena con el concepto psiquiátrico que precisan las condiciones fisiológicas y psíquicas de la víctima, totalmente limitado en su entorno laboral, social, cultural, recreacional y afectivo.

Los montos por pagar

Como consecuencia, la Sala condenó solidariamente a Carlos Benjamín Villalba Calderón, declarado penalmente responsable del delito de homicidio y lesiones personales culposas. En primera instancia, Villalba fue condenado a 36 meses de prisión, se le prohibió conducir vehículos por cuatro años y lo inhabilitó en el ejercicio de derechos y funciones públicas por un periodo igual a la pena principal. También se declaró civilmente responsable, Adriana Marcela Muriel Puyo, propietaria del carro; y. la aseguradora Allianz Seguros S.A., representada legalmente por Liliana Franco Vega.

Estas personas deberán indemnizar a doña Amira Escobar por la muerte de su esposo Delio Yara con la suma de $142.920.718 pesos; a Cristian Felipe Yara Escobar, por la suma de $292.920.718 pesos; y a sus hijos, Carlos Mauricio, Yuri Andrea, María Liceth, Leidi Johanna y a la madre del occiso, Faustina Yara, igualmente cada uno con 30 millones. Así las cosas, la millonaria cifra para reparar a las víctimas será de $615.841.436 de pesos, tal vez la borrachera más cara que se ha pagado en el Huila, y a la que le tocó asumir al sobrino del senador Rodrigo Villalba.

banner